Desventajas del Piso de Alfombras (por qué ¡¡NUUUNCA!! las colocaría)

Hablar sobre las desventajas del piso de alfombras es probable que no agregue muchos amigos a los que ya tengo. A pesar de esto prefiero pecar de honesto a ser “políticamente correcto”.

Podría escribir un artículo, como tantos que encontrarás en la red, sobre pro y contras del piso de alfombras, pero en este caso, las convicciones no me dejarían ser TAN imparcial.

¡NO ME GUSTAN LOS PISOS DE ALFOMBRA! Que le vamos a hacer…

Entiendo que cada uno tiene sus preferencias y hasta es posible que haya una línea muy delgada que haga que no se quieran escuchar argumentos en contra de lo que nos gusta.

Por eso, si no quieres escuchar razones por las que NO DEBERÍAS colocar un piso de alfombras, es posible que te convenga saltear lo que viene a continuación.

Mi Mala Experiencia con los Pisos de Alfombras (moquetas)

Años atrás me tocó alquilar (rentar) una vivienda con un piso de alfombras en el Dormitorio Principal.

La suerte quiso que comenzara a habitarla en pleno invierno, durante ese particular período, que por estas latitudes llamamos “veranito de San Juan”.
Algo así como un microclima fuera de temporada, con días cálidos y húmedos, que literalmente, sólo consiguen ponernos los pelos de punta.

Cualquiera sabe que en un clima húmedo TODO en la casa “huele” distinto.

Si además, se arrastra la desgracia de tener un sentido del olfato algo más desarrollado de lo que uno quisiera, es de imaginarse lo difícil que resulta transitar esos días sin ir descubriendo “olores complicados” a cada paso. Obsesiones que no se pueden controlar…

Es fácil de imaginar los aromas que desprende una alfombra (moqueta) ya gastada, que me recordaba la historia de cada uno de los anteriores inquilinos, repetida y aumentada con la ayuda de la humedad.

Intenté lo posible y lo imposible para tratar de limpiar el piso de alfombras, desinfectarlo, o al menos, camuflar los olores con cuanta receta o producto se me sugiriera. Nada dio resultado.

Para no hacerlo largo: llegamos a un arreglo con el propietario y al poco tiempo se reemplazó el alfombrado por un piso cerámico.

¿Loco extremista? Puede ser; uno no elige sus delirios. Lo cierto es que así pude volver a dormir, que no es poca cosa.

Razones por las que NO recomiendo los pisos de alfombras

Antes de hablar de las desventajas del piso de alfombras es necesario reconocer dos cosas:

• Entiendo que muchos podrán decir que aquella alfombra que me tocó sufrir no es la que puede conseguirse en el mercado, hoy en día. Y es verdad.

• También entiendo que lo mío tiene mucho que ver con una obsesión basada en una mala experiencia, lo que no quita que haya razones comprobables que me lleven a tener la certeza de que lo que pienso es muy cierto.

Por eso entonces, vayamos a las que para mí, son las principales desventajas de cubrir los pisos con alfombras:

Mantenimiento del Piso de Alfombras

Cualquier otro tipo de suelo es más simple de mantener; así estemos hablando de madera, pisos de cerámica, vinilo o laminados. Lo que en cualquier caso se resolvería con una escoba y un trapo húmedo aquí queda descartado.

Si hablamos del mantenimiento diario de la moqueta, lo único que “funciona” es la aspiradora, y si consideramos que ésta solo logra sacar un bajísimo porcentaje del polvo que acumulan, podrás comprender hasta dónde llega la eficacia de lo que llamamos limpieza.

Para el mantenimiento adecuado de un piso de alfombras se recomienda el uso de la aspiradora una vez a la semana y una limpieza profunda con equipos especiales (costosos) al menos cada 6 meses, claro está, dependiendo del uso al que se las someta.

Las Alfombras y la absorción de malos olores

Hasta ahora creías que lo único que podía oler mal en tu casa era el Baño, pero si tienes pisos de alfombras habrás comprobado que esto no es así.

Es muy común que absorban todos los malos olores domésticos, en especial el de las mascotas. Aunque sus propietarios se acostumbren a ellos, hasta no percibirlos, nada tapa la realidad.

Si las alfombras no se limpian con frecuencia, y muy especialmente con climas húmedos, es frecuente que desarrollen bajo su superficie de apoyo, una capa de moho muy difícil de eliminar. El mal menor, en estos casos, es el incremento de los malos olores.

Alfombrados: Su Rscasa Resistencia a las Manchas

Cualquier derrame de líquidos o productos de uso doméstico (café, vino, jugos, grasa, cigarrillos, etc.) representa un dolor de cabeza para todo aquel que pretenda deshacerse de las manchas que genera tener un piso alfombrado.

desventajas del piso de alfombras

Manchas domésticas sobre pisos de alfombra

Esta es una de las principales desventajas del piso de alfombras, y por lo tanto serían el último piso que recomendaría si tu idea de habitar la casa incluye el proyecto de criar una familia con chicos pequeños.

Sé que en la red encontrarás “mil y un trucos para eliminar manchas de alfombras”, pero ¿quién quiere vivir pendiente de cómo aprender a sacar manchas?

desventajas del piso de alfombras

Nadie quiere vivir pendiente de las manchas

También hay que protegerlas de la exposición directa a los rayos del sol, que pueden producir zonas de decoloración o desvanecimiento de los tonos originales. Es común que con el tiempo se vean “parches” más claros o más oscuros, dependiendo de la ubicación de los muebles o de la exposición a zonas próximas a las aberturas al exterior.

Corta vida útil de las moquetas

Es verdad que ningún piso es eterno, pero en este sentido una de las principales inconvenientes del piso de alfombras es su duración.

La mayoría de las alfombras está hecha con materiales sintéticos, que debido al desgaste, no suelen soportar más de 10 o 15 años en condiciones saludables.

NO ESTÁN HECHAS PARA EL TRÁNSITO INTENSO, por eso en zonas como pasillos o recorridos frecuentes entre ambientes, se las verá especialmente deterioradas. Las patas de muebles, sillas y mesas, dejarán una huella “imborrable”.

Pretender reparar una zona dañada por manchas, cortes o desgastes, es asumir que el único camino posible es cambiar TODA la alfombra, si lo que se pretende es que no se note el parche.

Es más que habitual que para evitar su deterioro prematuro, muchas familias opten por dejar sus zapatos en la entrada de la casa y andar en medias o pantuflas. ¿O nadie conoce un caso parecido?

Y lo peor de todo…

Los pisos de alfombra o moqueta son muy perjudiciales para la salud de personas con problemas respiratorios o de alergia.

Una investigación de microbiología publicada en 2001 halló en una alfombra alrededor de 4 mil veces más suciedad que en un asiento de inodoro, con cerca de 200 mil bacterias cada 2,5 centímetros cuadrados. (¡¡!!)

Cierta vez me tocó leer un argumento casi cómico (de algún fabricante, obviamente), que sugería que “la alfombra actúa como un “filtro natural” (¿¿??), porque retiene el polvo del ambiente, impidiendo que éste vuele por el aire”, dicho esto sin que se les escapara una sonrisa.

A ver; más allá de fanatismos o de intereses comerciales no se puede tapar el sol con un dedo: los pisos de alfombra acumulan y retienen mucha más suciedad que cualquier otro piso. Y eso aquí o en la China, NUNCA será una ventaja.

Como lo mencionaba, para quien sufre problemas de alergia, tener un piso de moqueta es condenarse a convivir con el enemigo. Si bien es verdad que una rinitis alérgica o resfriado no son males potencialmente mortales, para las personas que viven en constante exposición a estos síntomas se trata de una verdadera incomodidad.

Quizás una de las peores desventajas del piso de alfombras sea su propensión a ser caldo de cultivo para bacterias, ácaros del polvo (organismos microscópicos), que se alimentan principalmente de las escamas de piel humana que se incrustan entre las fibras del tejido.

Según estudios confiables, una limpieza con aspiradora solo consigue remover un 5% de los ácaros, dato que de por sí solo hace innecesario cualquier otro comentario.

desventajas del piso de alfombras

Ácaros del polvo. Felices habitantes de nuestras aalfombras

Conclusiones sobre las desventajas del piso de alfombras

Entiendo más que bien sobre la sensación placentera que resulta de pisar con los pies descalzos un piso de alfombras, y disfrutar de su suavidad y calidez…, pero no encuentro muchos más argumentos para elegirlas.

Creo que existen una enorme cantidad de alternativas para elegir o renovar los pisos de la casa, sin tener que colocar una moqueta y caer en la esclavitud de tener que cuidarnos con el uso que les damos.

El piso de nuestra casa no sólo debería gustarnos por razones estéticas, sino también ser resistentes, fáciles de mantener, de limpieza sencilla y de larga duración, y todas estas son razones que tendremos que tener muy en cuenta a la hora de decidir una compra.

El hecho de que te haya contado por qué yo NO ELEGIRÍA un piso de alfombras, no quita que aún así puedas hacerlo, por las razones que se te ocurran. En ese caso: a disfrutarlas!

En todo caso ya tendrás más argumentos para hacer una elección segura de la que no tengas que arrepentirte.

(Sólo por las dudas, yo volvería a leer el artículo)

Arq. Marcelo Seia

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“¿Quienes somos los arquitectos?”

A veces preferiría que ni me pregunten, ya que sinceramente temo no saber responder del todo bien.

Más tiempo paso ejerciendo y más dudo de la respuesta, porque me doy cuenta que lo que me contaron al principio ya no es tan cierto.

Si te gustaría saber quiénes somos realmente los arquitectos, aquí va la historia nunca te habían contado.

 

2 Comentarios

  1. Mercedes S. Bergero
    • MS

Dejar un Comentario