Cómo Impermeabilizar las Paredes (6 errores que NUNCA hay que cometer)

Si tu problema, (como el de medio mundo), es tener que impermeabilizar las paredes de tu casa, pretendo contarte los secretos básicos para ahorrarte mucho dinero en reparaciones…y también muchos dolores de cabeza.

El mejor impermeabilizante para Paredes: Hacerlo Bien desde el Inicio

Sin lugar a dudas, el sistema más efectivo para quitar la humedad de las paredes… es tratar que la humedad NUNCA INGRESE!!

Es demasiado obvio, pero estamos tan acostumbrados a buscar productos mágicos o técnicas salvadoras para solucionar problemas de humedad, una vez que ésta ya ha aparecido, que nos hemos olvidado de pensar en hacer las cosas bien para que esto nunca ocurra.

Cuando uno ve que la lucha por cómo sacar la humedad de las paredes no deja de ser un problema siempre vigente, que afecta a TODA la gente, TODOS los días, creo que en algo nos estamos equivocando, y ese algo es muy grande.

Supongo que éstos son los casos en que debemos pensar seriamente en la forma en que estamos tratando de impermeabilizar las paredes de nuestras casas, e intentar ver si allí no está la raíz de todos los males.

Y desde mi experiencia, me parece que esa es la clave de la cuestión.

Cómo Eliminar la Humedad de las Paredes: La fórmula Universal

Dentro de la construcción tradicional de muros de ladrillos, la más habitual de las técnicas para impermeabilizar las paredes es recurrir al usos de revoques impermeables o revoques hidrófugos.

Estos morteros o enlucidos se aplican directamente sobre el ladrillo y generan una primera barrera protectora para evitar que la humedad ingrese a la casa.

Para todo aquel que se dedique a la construcción (y para muchos otros que no tienen que ver con ella), es bastamente conocida la fórmula o dosaje para preparar un revoque impermeabilizante. Pero por las dudas la recordamos:

Revoque impermeable = 1 parte de cemento + 3 partes de arena

impermeabilizar las paredes

 

Estos elementos mezclados en seco se hidratan en agua con un aditivo hidrófugo, lo que permite preparar una mezcla impermeabilizante que pueda ser trabajada y extendida fácilmente sobre los muros.

Esto es algo así como la fórmula universal, que “en teoría”, permite evitar la humedad en las paredes de forma efectiva, duradera y segura.

Me pregunto entonces: si explicar una cosa SUMAMENTE SIMPLE lleva tan poco tiempo y es tan sencillo de entender;

¿Por qué el tratar de eliminar la humedad de las paredes sigue siendo un problema tan corriente?

Adelanto mi primera conclusión: 90% error humano (si, 90%) y 10% error “no humano”. Y voy a intentar explicarlo.

Los errores habituales al impermeabilizar las paredes

Resulta difícil aceptar que algo formulado especialmente para solucionar problemas de humedad en paredes termine tan fácilmente “haciendo agua”,(literalmente hablando).

Con pesar tengo que admitir que no muchos obreros de la construcción saben cómo hacer mezcla de cemento para paredes, o más exactamente, a aplicarla correctamente. Y en más de una ocasión, quienes debemos supervisarlo, no estamos enterados de algunos secretos para impermeabilizar las paredes.

Por eso vamos a tratar de analizar los errores más comunes a la hora de hacer un revoque impermeable, como una forma de buscar soluciones para la humedad.

A) Primera falla en revoques hidrófugos: Mala proporción de la mezcla

Lisa y llanamente, uno de los primeros errores que ocasionan problemas de humedad en muros tienen que ver con una mala utilización de la proporción 1:3 (cemento + arena) en la elaboración del impermeabilizante.

Cuando hablamos de 1:3, nos estamos refiriendo a volúmenes (baldes, latas, tarros, etc.) y no a pesos (kilogramos, etc.).

Si para elaborar la mezcla impermeable utilizamos, por ejemplo, “baldes de construcción”, usemos entonces sólo “baldes de construcción”, es decir, no mezclemos, otros elementos y menos aún “el ojo de buen cubero” como unidad de medida. Para algo están las fórmulas.

Podremos usar 2:6, 3:9, o 4:12, pero la proporción seguirá siendo la misma de base: 1 volumen de cemento + 3 volúmenes de arena.

Si no se pone esmero en respetar algo tan básico, no pensemos siquiera en esperar soluciones para la humedad que sean efectivas.

B) Segundo problema de las mezclas de cemento: Mal uso (o falta) del Hidrófugo

Por si quedara alguna duda, tratemos de aclarar que es un hidrófugo.

Aunque usualmente se los conoce por sus marcas comerciales, digamos que el hidrófugo es un aditivo que incorporado en el agua, permite obturar los poros de los morteros o mezclas, mejorando su capacidad impermeabilizante contra la humedad.

Como en el caso anterior, también existe una proporción básica que debe respetarse para mezclarlo con el agua:

1:10 (1 parte de hidrófugo + 10 partes de agua)

impermeabilizar las paredes

 

El agua así preparada se utiliza para hidratar la mezcla de cemento y arena (1:3) y así poder impermeabilizar las paredes. Y si esta proporción (1:10) no se respeta, obviamente estaremos a las puertas de futuros problemas de humedad.

Y ya que hablamos de proporciones no respetadas te cuento una breve historia.

Luego de una temporada de lluvias larga y persistente, donde los problemas de filtraciones de humedad estuvieron a la orden del día, se me ocurrió verificar cómo se estaba haciendo la mezcla de cemento dentro de la obra.

Con sorpresa (o no tanto) pude comprobar dos cosas:

a) Que el hidrófugo se agregaba dentro de la mezcladora u hormigonera, al final de todo; una vez que el resto de los componentes impermeabilizantes ya estaban mezclándose. Digamos que “a ojo”, sin ninguna clase de control sobre CUÁNTA AGUA HABÍAN USADO!!

b) Que en el mejor de los casos, la unidad de medida más utilizada para calcular 1litro de hidrófugo era una lata de conserva de durazno, cuya capacidad real es 700 cm3. La realidad entonces, es que se le estaba agregando solo un 70%!! del hidrófugo que era necesario.

No quiere decir esto que el impermeabilizante no funcionara, pero sí que su eficacia como protección contra la humedad no es la ideal.

C) Tercer error al impermeabilizar las paredes: El espesor del mortero hidrófugo

Para evitar la humedad en una pared, el revoque impermeable debe tener un espesor mínimo de entre 5 a 10mm.

Si al extender la mezcla aislante se presiona excesivamente hasta hacerle perder espesor, su capacidad para impermeabilizar las paredes DESAPARECE.

Por eso es tan importante asegurarse de conservar espesores mínimos si pretendemos evitar futuros problemas de humedad.

impermeabilizar las paredes

D) Cuarto error: Cómo quitar la humedad de las paredes que no se mojan bien!!

Es demasiado habitual que se mezquine mojar bien las paredes que se van a revocar, por pereza, por costumbre repetida o por desconocimiento.

Cuando se hidrata la mezcla de cemento y arena (1:3), el agua es el principal responsable de favorecer la reacción química que se produce para endurecer el revoque (fraguado) y darle una adecuado poder impermeabilizante.

El agua de la mezcla hidrófuga tiene que estar presente por un período prolongado. Si desaparece antes de tiempo la mezcla “se quema”, es decir que su poder como impermeabilizante de paredes termina siendo nulo.

Si los ladrillos del muro no se mojan adecuadamente antes de revocarlos, éstos actúan como “esponjas” absorbiendo el agua de la mezcla impermeable, cortando la reacción química que produce su endurecimiento.

Un simple cacharro de lata usado para salpicar de agua un muro, es un inútil intento por hidratar los ladrillos. No hay que perder el tiempo con un sistema que no sirve para nada.

Si el muro en cuestión no se moja correctamente, en tiempo y cantidad de agua, el revoque hidrófugo “morirá” antes de tiempo, y sólo nos quedará buscar soluciones para eliminar la humedad, una vez que ésta ya sea una realidad.

E) Quinto error al intentar eliminar la humedad de las paredes: El mal “curado” de los revoques

Como te comentaba, la presencia del agua, durante mucho tiempo, es fundamental para que se produzca la reacción química que genera el fraguado (endurecimiento) de los morteros impermeables.

Si éstos se secan tempranamente pierden su efecto como aislante de la humedad. Tal es así que si el mortero (revoque) impermeable no se cubre inmediatamente con la próxima capa de revoque grueso (no mas de 1/2 hora después), se corre el riesgo que se seque por acción del viento o la exposición al sol directo.

De allí que sea tan importante, no sólo cubrirlo con otra capa de mortero, sino también proteger a este mortero grueso con un buen “curado”.

¿Qué significa “curar” los revoques o mezclas?

El “curado” consiste, ni más ni menos que en mantener hidratadas (húmedas) las paredes recién revocadas, mojándolas 3 veces al día, al menos durante 3 a 4 días.

Soy consciente que más de uno estará sonriendo…, pero créanme que esta práctica es una de las formas más efectivas de impermeabilizar paredes desde el mismo inicio de la obra.

Un buen “curado” evitará que el revoque grueso se microfisure al secarse (grietas de contracción), y por tanto se transformen en una vía de acceso para la humedad que viene desde el exterior.

Aquí un vídeo para entender en qué consiste el curado de los revoques.

F) Sexto problema al intentar impermeabilizar las paredes: “El componente técnico”

Dentro de esta galería de errores de impermeabilización, había mencionado un 10% de responsabilidad “no humana” en la aparición de humedad en paredes. Y esto es algo que yo llamaría “el componente técnico”.

A esta altura ya sabemos de la importancia del cemento en la elaboración del revoque impermeabilizante para paredes. Pero,

¿Podemos conseguir en el mercado cemento puro?

Al menos, en esta parte del mundo, las bolsas de cemento de comercialización más habitual, llevan impresa en una de sus caras una inscripción de este tipo:

CEMENTO PORTLAND COMPUESTO (con adición de “filler” calcáreo / escoria)

Para no entrar en tecnicismos aburridos digamos que el filler calcáreo y la escoria son una mezcla de componentes minerales formada por las impurezas, que flotan en el crisol de los hornos metalúrgicos.

La idea es agregar estos minerales molidos a la bolsa de cemento (que ya no será “100% cemento”) para mejorar su trabajabilidad. Hasta aquí todo bien.

Lo que se omite mencionar (vaya casualidad) es que hay muchos estudios, inclusive de las mismas empresas que los fabrican, que confirman que estos tipos de cemento (sito textualmente):

“… tienden a aumentar el riesgo de fisuración por retracción plástica”

Lo que pasado en limpio significa: que son más propensos a generar grietas (futura humedad!!) durante su proceso de secado.

Esta tendencia se minimiza “…con buenas prácticas de protección y curado”, es decir, haciendo:

TODO lo que hasta ahora estuvimos recomendando!! (ver las 5 recomendaciones anteriores).

Cómo quitar la humedad de las paredes: Conclusiones finales

Digamos, a manera de resumen, que las principales recomendaciones que deberíamos tener en cuenta para tratar de impermeabilizar las paredes de nuestras casas son:

1) Mala proporción de la mezcla de cemento y arena (1:3)

2) Mal uso (o falta) del hidrófugo o aditivo impermeabilizante

3) Reducido espesor del revoque impermeable

4) Mal hidratado (mojado) de las paredes a revocar

5) Mal “curado” de los revoques

6) Uso de cementos con tendencia a la formación de grietas

Por todo lo que te he contado podrás darte cuenta que en el proceso de saber cómo eliminar la humedad, las técnicas a poner en práctica tienen que ver FUNDAMENTALMENTE con cambios de hábito en la forma en la que tradicionalmente se hacen las cosas.

Muchas veces las raíces del problema tienen que ver con una mala formación técnica de quienes tienen a cargo la ejecución de una obra. No se llega a ser un buen albañil o un obrero especializado más que en base a la experiencia, y eso sólo si se ha tenido la suerte de tener un buen maestro.

Quienes proyectamos y ejercemos la Dirección de Obra, sin estar a cargo laboralmente del grupo de trabajo que la ejecuta, sólo podemos supervisar parcialmente lo que se construye ya que no estamos la jornada completa dentro de la obra.

Esto no nos exime de responsabilidades, pero si acota la posibilidad de “formar” al obrero de la construcción.

Claro está también que en la medida que entendamos por dónde pasan los errores habituales, estaremos en mejores condiciones de controlar los orígenes de los problemas de humedad, y no llegar al momento de pararnos delante de una mancha…sin tener la más mínima idea de qué la ha originado!!

Aspiro a que esto de revisar la forma en que intentamos impermeabilizar nuestras casas nos evite tener que preocuparnos por cómo quitar la humedad de las paredes, sabiendo que hicimos todo lo posible, desde el inicio, para que esto NO OCURRA.

Te invito a compartir tus experiencias para sumar soluciones.

En este vídeo podrás ver un complemento de este tema y aquí podrás encontrar las mejores 3 formas de sacar la humedad de las paredes de forma DE-FI-NI-TI-VA!!

Arq. Marcelo Seia

Si encontraste de utilidad este artículo, te invito a compartirlo en tus redes sociales.

Quizás a alguien más pueda ayudarle; es gratis y estás a un click de hacerlo.

 

Si te interesa asesorarte sobre cómo resolver otras cuestiones acerca de tu casa, puedes contactarme en

marceloseiaarquitectura@gmail.com

y seguramente encontraremos la forma de ayudarte.

 

Si te preocupan los problemas de humedad, seguro encontrarás útiles los siguientes artículos en este mismo blog:

Cómo EVITAR Filtraciones en Techos de Chapa: una técnica simple y efectiva

2 Soluciones al Problema de Humedad en Techos

Cómo Eliminar la Humedad del Piso

Cómo Prevenir la Humedad en Techos (¡antes de techar!)

Cómo Eliminar la Humedad por Condensación

Cómo Quitar el Moho de las Paredes

 

6 Comentarios

  1. Arnoldo
    • MS
  2. Wilder
    • MS
  3. José David
    • MS

Dejar un Comentario