Cómo Aislar una Casa del Frío (Sin Usar Energía!!)

¿Es posible aislar una casa del frío sin gastar más de la cuenta?

Gozar del beneficio de un buen aislamiento térmico sin pensar en una inversión mayor, parece ser un contrasentido.

Y si no nos resignamos?

Qué te parece entonces si nos planteamos la posibilidad de proteger la casa del frío sin recurrir a la energía.

¿Estás cansado de depender de la tecnología para tener un mejor clima interno?

¿Estás harto de gastar cada vez más en servicios energéticos?

¿Se puede soñar con una casa que nos proteja del clima?

No hablamos de la casa del futuro. Hablamos de la que desde hace mucho tiempo deberíamos estar construyendo.

Si te interesa un aislamiento ecológico contra el frío, te propongo repensar algunas cosas de tu propia casa.

Aislar la casa del frío: La casa como refugio

La casa no es sólo el contenedor de nuestra vida. La casa es nuestro refugio.

Se supone que en nuestra casa nos sentimos como en ningún otro lado. Una sensación muy particular que trasciende los sentidos y nos permite llamarla Nuestro Hogar.

Si bien el concepto es más complejo y está emparentado con nuestros sentimientos internos, la idea de refugio tiene mucho que ver con la sensación de protección que experimentamos respecto de lo que pasa afuera. Entre otras cosas del clima.

Afuera se puede estar cayendo el mundo, climatológicamente hablando, pero al entrar en nuestra casa sabemos que deberíamos sentirnos resguardados.

Se supone que nuestra casa debería protegernos de las inclemencias del tiempo. Pero lamentablemente esto no siempre es así.

A veces me pregunto, ¿hasta dónde una construcción tradicional está preparada para asegurarnos un buen aislamiento térmico? Dicho esto de cara a nuestra creciente dependencia de medios artificiales para crear climas internos agradables.

Vivimos en la era de los acondicionadores de aire, las losas radiantes, los calefactores, los equipos centrales y cuanto aparato nuevo lance el mercado para atemperar nuestro confort interno.

Quienes tenemos la misión de proyectar espacios para vivir, nos hemos “malacostumbrado” a acondicionar térmicamente el clima de nuestros hogares a fuerza de tecnología. Vaya el “mea culpa”.

Esta tecnología no sólo consume energía (gas, electricidad, etc.) sino también el magro presupuesto con que contamos para pagarla.

Por razones como éstas, tratemos entonces, de esbozar algunos pensamientos sobre cómo hacer una arquitectura que nos permita, entre otras cosas, proteger la casa del frío en forma ecológica.

Qué es el acondicionamiento térmico pasivo

(¿¿¿???)…traduciendo…

En arquitectura existe lo que llamamos “acondicionamiento térmico pasivo”. En términos sencillos sería algo así como las formas de lograr un buen aislamiento térmico, por medios naturales y sustentables.

Dicho en otras palabras: todo aquello que se puede hacer para proteger del frío la casa, sin recurrir al uso de energías convencionales, aplicando criterios razonables y amigables con el medio ambiente.

Aislante térmico natural. ¿Es posible llevar esto a un nivel cotidiano?

Cómo aislar una casa del frío sin obras

Así como con el calor, proteger la casa del frío forma parte de una batalla que nunca se termina.

Es verdad que el clima parece estar cada vez más loco. A nadie ya le sorprenden inviernos prolongados y con temperaturas más bajas que las medias históricas.

Cada tanto el clima se encarga de regalarnos “fríos inolvidables”, como para recordar en qué estación estamos. Y uno sigue subiendo la temperatura del termostato.

Veamos algunos ejemplos de cómo aislar térmicamente una construcción, que podrás llevar a cabo para proteger tu casa del frío, a bajo costo, y de una forma más ecológica.

Aislamiento térmico natural: La orientación de los ambientes

Aunque resulte difícil entenderlo, el aislamiento térmico interior puede manejarse desde el mismo momento en que se delinean los primeros trazos del proyecto sobre el papel.

Un viejo criterio arquitectónico sugiere, para estas latitudes (Argentina), desechar la orientación Sur para todos los ambientes principales de la casa, como una forma de lograr un buen aislamiento térmico de paredes y techos.

Por estos lados, el Sur es la orientación menos deseable, desde el punto de vista de la protección de las bajas temperaturas. Prácticamente no recibe asoleamiento, y de la cual mayormente se reciben las peores lluvias y los vientos más fríos.

Según este criterio de diseño pensando en la aislación térmica, la idea es privilegiar la ubicación de Cocinas, Comedores, Salas de Estar, y Dormitorios, reservando la orientación menos conveniente, desde el punto de vista térmico, para aquellos locales de uso “secundario”, como Garajes, Depósitos, Lavaderos o Baños.

cómo aislar una casa del frío

Aprovechar las orientaciones para optimizar el asoleamiento

Orientar lo locales de mayor uso o permanencia humana hacia el Norte nos asegurará un buen aporte de incidencia solar directa durante los meses fríos y un mayor ahorro de energía destinada a calefaccionar la casa.

Nobleza obliga, y por partida doble:

• Este criterio para aislar la casa del frío te será de utilidad especialmente si estás por proyectar tu nueva vivienda. Si ésta ya está construida sólo te servirá en ocasión de reformarla.

• Hay que aclarar que así como las ventajas de la aislación térmica de la orientación, son deseables durante el invierno, para el verano deberíamos prever alguna protección solar adicional con otros sistemas pasivos. Por ejemplo, aleros, cortinas móviles; vegetación de hojas caducas (de caída estacional), etc.

Aislamiento térmico de paredes y techos

La mayoría del calor que pierden las viviendas es debido a una inadecuada aislación térmica de techos y muros al exterior. Por mucho que subamos la temperatura de la calefacción sólo conseguiremos seguir gastando energía (y dinero) sin lograr aislarla completamente del frío.

A favor de la tecnología, el mercado nos ofrece una serie de materiales especialmente formulados para lograr un buen aislamiento térmico, que usados adecuadamente en techos, suelos y paredes nos permiten lograr un buen acondicionamiento térmico, de forma permanente y sin gastar energía.

“Un buen aislamiento térmico puede suponer ahorros energéticos de hasta un 30%”

Razón de más para que nos planteemos la siguiente pregunta:

¿Cuáles son los mejores materiales para aislar una casa del frío y el calor?

Para aislar térmicamente una vivienda el mercado ofrece diversos materiales:

* Poliestireno Expandido (telgopor)
* Lana Mineral
* Lana de Vidrio
* Lana de Celulosa
* Lana de Roca
* Fibras de Poliéster
* Poliuretano Proyectado o Expandido
* Corcho

Estos materiales aislantes térmicos permiten proteger la casa tanto del frío como del calor. En invierno impiden que el calor interior escape de la vivienda a través del piso, las paredes y el techo; en tanto que en verano evitan que el calor ingrese por los mismos sectores.

Adecuadamente usados para aislar térmicamente techos y paredes del frío y el calor permiten lograr el mismo efecto que comentamos para la orientación, en especial teniendo en cuenta que es a través de ellos por donde se pierde (y se gana) el mayor porcentaje de calor en una vivienda.

No puedo dejar de reconocer que algunos de los materiales aislantes térmicos mencionados son más amigables que otros con el medio ambiente, dependiendo de su ciclo de vida y los contaminantes que puedan generar al desecharse.

No quiero entrar en complicadas explicaciones técnicas que terminen aburriéndote, pero digamos que cuando hablo de formas ecológicas de aislar térmicamente una casa, me refiero a la NO dependencia del consumo energético.

Respecto a cuál es el mejor aislante térmico para techos y paredes, digamos que, en líneas generales es primordial entender que un muro o un techo de espesor delgado y sin una adecuado aislante térmico nos dejan en una absoluta desventaja respecto a la lucha por conservar el calor de la vivienda.

Espesores delgados + mala aislación térmica = mayor costo en calefacción

Lamentablemente resulta difícil asimilar los beneficios de contar con un buen aislamiento térmico de paredes y techos, sin haberlos experimentado y por el sólo hecho de una recomendación. A muchos oídos sonará a: “me están haciendo gastar mas”.

Es por eso que muchas veces se prescinde de la inversión que implica aislar las paredes del fío en la creencia de estar ahorrando, sin comprender que sólo conseguimos postergar los gastos hasta el momento de pagar las primeras facturas del servicio de gas o electricidad.

cómo aislar una casa del frío

Aislar térmicamente muros y techos reduce pérdidas de calor

Los vidrios (cristales) y su importancia en la pérdida de calor de la vivienda

Si hay un recurso que caracteriza a la arquitectura de los últimos tiempos, éste es el uso de los grandes vidriados. Es verdad; es difícil resistirse a ellos.

Pero usarlos no significa que no podamos desconocer qué material estamos utilizando, desde el punto de vista térmico, y en definitiva luego, poder usarlo con un criterio más riguroso. Veamos.

El vidrio es un material que por su espesor y conductividad es un MAL aislante térmico. Sólo consigue aislar la casa de los vientos, ya que su temperatura superficial es prácticamente igual a la del exterior.

De mas está decir que cuanto más grande el vidriado mayor será la pérdida de calor. Pero me adelanto a aclarar: cuidado con las interpretaciones.

No pretendo hacer una invitación a promover el uso de pequeñas aberturas. El tamaño de las mismas resulta de la equilibrada valoración de una serie de factores entre los que se cuentan una adecuada iluminación y una buena vista. Así que esto será algo que deberás evaluar con tu arquitecto.

Para atenuar las deficiencias del vidrio para aislar las ventanas del frío, por suerte, las nuevas tecnologías (otra vez en un sentido positivo) han dado lugar al uso frecuente del doble acristalamiento o doble vidriado hermético (DVH), como un recurso casi insustituible para aislar térmicamente las aberturas.

El doble vidriado hermético (DVH) es un sistema que consiste en la utilización de dos o mas vidrios paralelos separados por cámaras de aire selladas, que mejoran notablemente la aislación térmica y acústica.

cómo aislar una casa del frío

Doble vidriado hermético (DVH) sobre abertura de aluminio

En la práctica, este sistema ha permitido un sostén tecnológico muy importante a la tendencia arquitectónica del uso de grandes vidriados, con adecuados niveles de protección del frío y el calor.

En aberturas de alta gama, el sistema de doble acristalamiento se suele combinar con el uso de marcos con ruptura de puente térmico.

Contienen un material aislante térmico en su interior que impide que se pierda el calor hacia el exterior y se eliminen los problemas de condensación de humedad sobre los mismos.

Aunque son aberturas más caras favorecen en gran medida la aislación térmica de la casa, que sostenida en el tiempo, permite amortizar los mayores costos por el ahorro en el uso de otras energías para calefaccionar.

Muros dobles: una forma ecológica de aislar las paredes del frío

Una cámara de aire construida entre dos muros que dan al exterior, sirve para evitar que el calor de las casas escape a través de los poros de los materiales de construcción.

Si la cámara de aire se rellena con algún aislante térmico de los que hemos mencionado, la capacidad de proteger la casa del frío y el calor se multiplicará enormemente.

Si tu casa no está construida con muros dobles siempre te quedará la opción de colocar un material aislante térmico sobre la cara interna del muro, protegiéndola con perfilería y placas de yeso como terminación. Perderás algunos centímetros de espacio pero ganarás mucho evitando problemas de aislación térmica y acústica.

Esta es una de las mejores formas de aislar una casa ya construida del frío.

cómo aislar una casa del frío

Aislación térmica superpuesta sobre muro interior

Verandas e Invernaderos: qué son y como ayudan al aislamiento térmico de la casa

Puede que no te resulte habitual ver invernaderos en tu paisaje cotidiano. Pero cuánto más cerca te encuentres de una zona de clima frío, podrás comprobar la frecuencia con la que se los utiliza.

El invernadero o la veranda, básicamente, es un espacio de techo y paredes vidriadas, que adosado a la vivienda en su cara más asoleada, permite aprovechar la radiación solar para calentar el ambiente propiamente dicho y luego acondicionar térmicamente al resto de la casa.

Las temperaturas que se logran permiten transformar la veranda en un colchón térmico entre el interior y el exterior de la vivienda.

El invernadero o la veranda normalmente cuenta con aberturas para hacer circular las corrientes de aire en un sentido u otro, de acuerdo al fin que se persiga.

La radiación solar que atraviesa el vidriado no sólo calienta el ambiente sino también otros elementos, como el piso y las paredes, los que acumularán calor durante el día para devolverlo cuando la temperatura interior de la vivienda descienda.

Valga la aclaración de que, con un adecuado dimensionamiento de aberturas y protecciones, el invernadero también funciona perfectamente durante la temporada de verano.

Los invernaderos o las verandas son una forma ecológica de calefaccionar la casa sin recurrir al uso de energías caras y no renovables.

cómo aislar una casa del frío

Las verandas permiten conservar el calor y transmitirlo hacia el interior

Cómo aislar ventanas del frío: burletes y selladores

Tal vez sea la más simple de las recomendaciones y la que más rápido puedas incorporar en tu hogar: mejorar la aislación y la hermeticidad de los cierres de puertas y ventanas.

Con sólo arrimar una mano a las aberturas, te será fácil detectar los sectores donde se registran entradas de aire frío, o desde otro punto de vista, los lugares por donde escapa el calor interno que tanto te costó acumular.

El encuentro entre distintas hojas de una misma abertura, o la luz existente entre el piso y las puertas, serán los sectores más débiles para las pérdidas de calor.

En este sentido reemplazar los burletes de aislación entre las hojas, y entre éstas y el marco de la abertura, logrará cambios rápidos y efectivos para conservar las temperaturas, con muy poca inversión.

De la misma forma, el uso de selladores siliconados en las grietas o juntas entre aberturas y muros lograrán las áreas donde se produce pérdidas de calor. No hace falta personal especializado; sólo un poco de tiempo y ganas de proteger del frío tu casa.

cómo aislar una casa del frío

Burlete sellador de la parte inferior de una puerta

cómo aislar una casa del frío

Burletes selladores de pérdidas de calor en ventanas

Aislación térmica de suelos: pisos aislantes térmicos

El piso suele ser una de los principales puntos de pérdida de calor de la vivienda. Un piso cerámico puede tener una temperatura 10ºC menor a la del ambiente en el que se encuentra.

En este sentido los pisos de madera natural o los pisos flotantes son un suelo aislante térmico por naturaleza, que además de aportar un aire natural y confortable, resultan más cálidos de pisar en invierno.

Reducir pérdidas de calor: qué hacer con los ambientes que no se usan

Uno de los criterios básicos para aislar una casa del frío es evitar tener que calefaccionar los ambientes que no se usan con frecuencia. Es común que en muchas casa haya habitaciones desocupadas gran parte de la semana (en especial Dormitorios).

La lógica diría que la mejor manera de reducir pérdidas de calor es no malgastarlo en acondicionar térmicamente un lugar que no se usa. Lo mejor es cerrar la puerta que lo comunica con el resto de la casa para no desperdiciar calefacción donde no se la precisa.

Respecto de las ventanas de estos locales (y las del resto de la casa) siempre será conveniente usar cortinas de tejido grueso y cerrar los postigos exteriores cuando la temperatura exterior baje considerablemente.

Cerrar las persiana y cortina durante la noche ayudará a una mejor aislación térmica de los interiores, evitando que los vidrios de las ventanas se llenen de humedad de condensación y que perdamos temperatura a través de los mismos.

Aislamiento térmico ecológico

Vivimos en la era de la comodidad y la dependencia de la tecnología y las energías no renovables para aislar la casa del frío. Por eso, tratar de enfrentar estas cuestiones con armas mas “lógicas” y “ecológicas”, sigue siendo una batalla que merece ser peleada.

Aunque sólo sea por hacer las pases con nuestra propia conciencia.

Y eso ya es muy importante.

Arq. Marcelo Seia

 

Si te interesan otras formas de mejorar tu casa, aquí te dejo algunos enlaces que te van a ayudar a lograrlo:

Cuál es el Mejor Aislante Térmico para Techos (barato y ecológico)

Cómo Elegir Colores para Pintar

Cómo Quitar el Moho de las Paredes

Distintos Tipos de Humedad y CÓMO  combatirla

Cómo Pintar Paredes Exteriores

Es Posible Ampliar tu Casa (Sin Construir Nueva Superficie!!)

Cómo Hacer un Piso Económico

Cómo Construir un Buen Asador (sin tener que “TRAGAR” tanto humo)

Cómo Renovar los Pisos de tu Casa (sin hacer obra!!)

Cuánto Cuesta Construir una Casa

Ahorrar Presupuesto al Construir

Dejar un Comentario