10 Consejos Prácticos antes de Empezar a Construir una Casa

El momento tan esperado ha llegado.

Casi sin darte cuenta habrás tomado la decisión de hacer realidad el viejo sueño de tener tu casa propia.

“¿Por dónde empezar?”

“¿Qué debo saber antes de construir mi casa?”

¿Te gustaría saber qué cosas tener en cuenta para equivocarte menos?

Los 10 consejos que siguen son el resultado de muchas experiencias vividas; de errores y de aciertos. Hoy ya forman parte de lo que recomiendo a todos mis futuros clientes.

Estoy convencido que si los pones en práctica, podrás atravesar este camino para luego contarlo como una historia con final feliz.

Decálogo para un propietario menos sufriente

 

Busca un arquitecto de tu confianza

Si, si; ya sé: no quieres publicidad encubierta. Pero esa no es mi idea.

Lo que ocurre es que no se puede pensar siquiera en comenzar una historia como ésta sin confiar en alguien que esté preparado para ayudarte a transitar este camino.

Busca alguien con experiencia (obviamente), pero fundamentalmente con buena voluntad de diálogo.

¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ ¿???????????

Sí; así de sencillo.

¿Tema menor?

Te aseguro que nada mas alejado de la realidad.

 

Buscar un arquitecto de confianza

Descarto capacidad técnica y solvencia profesional, porque estoy convencido que serán parte importante de lo que buscarás. Pero no olvides que nada se resuelve si no hay capacidad de diálogo.

El camino a emprender no está libre de obstáculos, y para ayudarte a esquivarlos o atravesarlos sin caerte, vas a precisar de una guía confiable.

En esa persona vas a depositar todos tus sueños, tus necesidades, tus inquietudes, y obviamente también tu presupuesto.

No hay manera de imaginarlo si no tienes la tranquilidad de que podrás ser interpretado y comprendido como mereces.

Y nada de esto puede conseguirse sin tener delante de ti alguien predispuesto al diálogo.

Rodearse de buenos recursos humanos será fundamental; y el arquitecto deberá ser el primero de ellos. (ver “Consejos para reducir costos al construir”)

Buena capacidad de diálogo = mejores relaciones de trabajo

 

Soñar sin limitaciones

Cuando vamos a encargar un proyecto nuestra mente suele ser un cúmulo de limitaciones.

“Pido poco para no gastar mucho”

“Somos dos…, con poca cosa nos arreglamos”

Pero te invito a preguntarte, ¿será esa tu realidad para toda la vida?

Pensar el proyecto con nuestras limitaciones actuales, es correr el riesgo de condicionar el espacio que vamos a habitar por el resto de nuestra vida.

No siempre estarás escaso de presupuesto, y no siempre serán dos en la familia.

Por eso imaginar un proyecto que responda solamente a esas circunstancias es limitarlo de tal forma que quizás, en un futuro, no se adapte a los cambios que te toque vivir.

En una primera charla con mis futuros clientes, suelo proponer un ejercicio muy productivo:

Imaginar el proyecto como si no existieran limitaciones de ningún tipo.

Imaginar el proyecto como si no existieran limitaciones de ningún tipo

Es asombroso ver como en ese juego suelen salir a la luz muchas cosas que de otra manera no se hubieran manifestado, justamente porque la limitación que nos imponemos termina enmascarando lo que realmente nos gusta.

Las ideas que surgen son innovadoras y expresan lo que de verdad queremos y no lo que creemos que deberíamos pedir.

En un ejemplo: es muy complicado ubicar un tercer Dormitorio, el día que lo precises, especialmente cuando tu proyecto original no lo preveía, sólo porque en ese momento “solo eran dos”.

De igual manera los ambientes que proyectes con dimensiones reducidas (“para achicar gastos”), seguirán siendo reducidos el día que la familia se agrande y tus necesidades de espacio también.

Siempre será preferible un proyecto generoso, que puedas construir por etapas, que un proyecto mezquino que no admita crecimientos naturales.

¿Se entiende cuál es la idea?

Debo aclararte, por si fuera necesario, que estamos hablando de una técnica para destrabar ideas y no de una forma mágica de llevarlas a la realidad. Sólo tu arquitecto podrá guiarte en el camino de hacerlas posibles, con la ayuda invalorable de tu mente abierta.

En rigor a la verdad habrá que reconocer que así como es bueno fomentar los vuelos de la imaginación creativa, habrá que tener el cuidado de no despegar los pies de la tierra.

No hay que olvidar que todo aquello que se imagina debe poder construirse, para no correr el riesgo de transformarlo solamente en un sueño.

Aunque suene a contrasentido, la idea es que sin desconocer tus posibilidades futuras, abras tu imaginación y proyectes sin imaginar tus limitaciones actuales.

Sólo eso, (de verdad), hará una gran diferencia.

Soñar sin limitaciones + pies sobre la tierra = mejor proyecto

 

Tener un plan

Llegar a tener tu vivienda es un gran proyecto a futuro que no puede construirse en base a improvisaciones. Lo único que te espera por ese camino serán desilusiones.

Como te lo mencioné anteriormente, hacer realidad tus ideas requiere de tener un plan o una estrategia para llevarlas a cabo.

Si uno tiene previsto viajar por el mundo, lo lógico sería trazarse un plan que incluyera los lugares que queremos visitar, un itinerario a seguir; un tiempo para hacer el viaje; los medios económicos para afrontarlo; en definitiva, las formas de hacer el sueño posible.

La construcción de tu casa es como ese viaje, y requiere de la misma planificación.

consejos para construir tu casa

Tener una estrategia para llevar a cabo el proyecto es un consejo básico si pretendes una construcción previsible

Ya dijimos que habrá un primer proyecto.

Pero detrás del mismo deberás saber:

• Cuál es el monto de la inversión

• Buscar los medios de financiación

• De qué manera y en qué cosas tendrás que ir invirtiendo tu dinero

• Cómo contratar la gente que construirá tu casa

• Establecer las etapas que incluirá la obra

• Quién y cómo supervisará el avance de los trabajos

• Etc.

• Etc.

No quiero resultar obvio, pero nada de esto es posible sin la ayuda de un guía que conozca el camino que debas transitar.

Tener un plan es tener una ruta en claro.

Saber qué y cómo lo vamos a hacer para que el camino no te depare sorpresas desagradables.

De lo que se trata, en definitiva, es de tener previsibilidad.

Construir sin improvisaciones = tener un plan = experiencia previsible

 

Rodearse de un buen equipo

La construcción de tu casa será un momento muy especial en tu vida.

En un puñado de metros cuadrados, verás convivir una “pequeña gran familia”.

Voluntades encolumnadas detrás de un único objetivo: llevar a cabo una construcción segura, económica y terminada a tiempo (tareas nada sencillas).

grupo de trabajo en la obra

Rodearse de un buen equipo de trabajo

En ese lapso deberás ver desfilar por tu obra no sólo al arquitecto, sino a los albañiles y sus ayudantes, plomero, gasista, electricista, vidriero, yesero, herrero, cerrajero, colocador de alfombras, jardinero, pintor, techador, carpintero, operario de teléfonos, al de la compañía de cable y hasta algún vecino curioso.

Amén de esta multitud, también deberás sufrir el bombardeo de:

• “Opinólogos”, es decir, amigos “que las saben todas”.

• “Expertos” en ver programas de diseño de la televisión por cable.

• “Decoradoras de alma”, asiduos consumidores de revistas de decoración.

En esta novela constructiva es primordial rodearse de un reparto de buenos actores.

Por eso tendrás que dedicar el tiempo necesario para formar un equipo de trabajo de buena calidad técnica, y por sobre todas las cosas, compuesta de buenos recursos humanos.

No solo será importante que conozcan su oficio (casi una obviedad) sino que, por encima de todo, sean “buena gente”.

Una manera de asegurarse relaciones armoniosas para todo lo que te depare la obra.

Buen equipo de trabajo = obra con menos problemas

 

¡Cuidado con los presupuestos bajos!

Podremos no estar de acuerdo en nuestros gustos musicales…, pero a todos nos resultará tentadora la melodía de un presupuesto muy bajo.

riesgos de costos bajos

¡Cuidado con los presupuestos muy bajos!

Puede sonar a “obra más fácil”, pero no conviene tentarse.

Cuidado!; no hablo de descartar un presupuesto conveniente sino mas bien de tratar de diferenciar cuándo es conveniente.

Tendrás que tener la ayuda de un profesional en el tema, quien podrá intuir cuándo un número sospechosamente bajo es irrealizable y está enmascarando la necesidad de conseguir el trabajo a cualquier costa.

Como lo mencionamos, será importante conocer los antecedentes de quienes están presupuestando tu obra.

A tal efecto, las referencias de trabajos realizados te permitirán ponerte en contacto con anteriores clientes, quienes podrán darte un panorama real de lo que puedes esperar.

Si el grupo de trabajo es una empresa solvente, tendrá su curriculum.

Si el plantel no es tan formal, siempre es de utilidad recurrir al vejo sistema conocido como “boca a boca”, que sigue siendo muy efectivo.

Sobre todo en comunidades pequeñas, donde todo el mundo se conoce, esta opción superará a cualquier otro sistema de autopromoción que quieran imponerte.

La posibilidad de consultar antecedentes entre tus allegados o gente de confianza, te permitirá conocer de primera mano la experiencia de haber trabajado con quienes pretendes contratar.

Buenas referencias laborales + presupuesto conveniente = segura elección

Hay otros 5 consejos que seguro te ayudarán a hacer de esta una experiencia feliz.

Suerte!!!

Puedes ver la 2ª parte de este artículo en el blog o tal vez quieras saber el costo para construir una casa.

 

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“¿Quienes somos los arquitectos?”

A veces preferiría que ni me pregunten, ya que sinceramente temo no saber responder del todo bien.

Más tiempo paso ejerciendo y más dudo de la respuesta, porque me doy cuenta que lo que me contaron al principio ya no es tan cierto.

Si te gustaría saber quiénes somos realmente los arquitectos, aquí va la historia nunca te habían contado.

2 Comentarios

  1. Marlene

Dejar un Comentario