Duchas o Bañeras (cuál es la mejor para tu Baño)

En una u otra situación, la pregunta termina surgiendo: duchas o bañeras, ¿cuál es la diferencia?

La circunstancia puede ser variable: en medio de una charla sobre cómo será el baño de tu futura casa; o en ocasión de estar por renovarlo, ya que al que tienes, “se le vinieron los años encima”.

No hace falta andar mucho en esta historia de la construcción para poder comprobar cómo las pasiones llevan a transformar esta simple pregunta en una antinomia, que pone defensores y detractores de uno y otro lado, con argumentos que no admiten medias tintas.

Luego de mucho tiempo de haberlas analizado, usado, sufrido y disfrutado, creo haber llegado a algunas certezas que me permito compartir en el afán de hacer otro aporte a la confusión general…, o tal vez, con la suerte de poder ayudarte en la elección.

Cuál es la diferencia entre duchas y bañeras (por si hace falta la aclaración)

Ante todo conozcamos a los contendientes.

Duchas de obra y platos de ducha

Aunque por Ducha se entiende al baño que uno toma en el que el agua cae sobre la persona, mejor vayamos a su significado como lugar físico.

Materializada como espacio para bañarse, puede ser ducha de obra, cuando su piso está hecho con cerámicos o algún otro material concreto construido en obra.

duchas o bañeras

Ejemplo de ducha construida en obra

En otro formato pueden ser platos de ducha, cuando el mismo piso está constituido por una pieza prefabricada de materiales diversos (cerámica enlosada, fibra de vidrio, etc.), que actúa como aislante de filtraciones de agua, conduciéndola hacia los desagües.

Aunque desde la estética todo sea materia opinable, desde la hermeticidad hacia las filtraciones, los platos de ducha plantean enormes ventajas.

duchas o bañeras

Ejemplo de platos de ducha

Bañeras comunes y de hidromasaaje

Aunque la bañera, bañadera o tina (de acuerdo a como la conozcas), es un recipiente que sirve para tomar baños en los que el agua pueda acumularse, digamos que las hay de dos tipos.

La bañera común, es por lo general una pieza prefabricada construida en distintos materiales, que van desde el acero enlosado, cerámica, o fibra de vidrio. Puede que haya otros pero la idea es mencionarte los más habituales.

Por otro lado, la bañera de hidromasaje o jacuzzi (según el apellido de su inventor), es una bañera a la que se le ha agregado un sistema de llenado y vaciado automático, que por medio de un motor, hace circular el agua a presión, permitiendo lograr distintas alternativas de relajación debido a su efecto de hidromasaje.

duchas o bañeras

Bañera de hidromasaje

Presentados los contendientes, la elección  entre duchas o bañeras sigue pendiente. Vayamos a lo que más te interesa.

Ducha vs bañera, ¿cuál es mejor para tu baño?

En un contrapunto que evalúe distintos puntos de vista, vamos a tratar de encontrar ventajas y desventajas de cada alternativa para hacer más sencilla tu elección.

Razones de tiempo y espacio para elegir duchas o bañeras

Si te gustan los argumentos cortos, me animo a decir que todo se reduce a una cuestión de tiempo y de espacio.

Aunque dicho de esta manera suene a una discusión de astrofísica, la cosa no es tan complicada como parece. Y si no veamos.

Tiempo:

¿Cuál es su idea de “tomar un baño”?

Para la mayoría de la gente, el ritmo de vida que llevamos, hace de este hecho una mera cuestión de aseo cotidiano en la que no podemos invertir demasiado tiempo.

Uno se termina bañando porque es necesario hacerlo, como lo es lavarse los dientes, peinarse o cambiarse de ropa. Desde este punto de vista bañarse no es una acto que justifique mas de diez o quince minutos de un valioso tiempo que deberemos emplear en hacer cosas más importantes.

La ducha. Para los que no tienen mucho tiempo

Si piensas así, no hay dudas: la ducha es lo tuyo.

Si por el contrario, eres de los que opinan que bañarse es una ceremonia que merece ser celebrada, con un tiempo de dedicación y un ámbito acorde a la importancia del momento, la bañera será el lugar indicado.

duchas o bañeras

Bañera de Hidromasaje: para los amantes de la ceremonia del baño

¿Qué está bien y qué está mal? Obviamente que no puedo decirlo porque cada uno valora de acuerdo a sus gustos y costumbres.

Espacio:

¿Cuál es tu idea del tamaño que debería tener un Baño?

Aunque todos queremos un lugar cómodo, no siempre el espacio del que disponemos para proyectar un Baño es el que coincide con el que soñamos.

A falta de un presupuesto generoso, si la idea es optimizar el uso de los espacios, un plato de ducha podrá resolvernos mejor el problema. Los hay desde 60 x 60cm (no serán una experiencia recomendable), y los habrá también en modelos de duchas dobles.

Pero como no tengo que olvidarme que de lo que estamos hablando es de Baños de dimensiones reducidas, una ducha te permitirá liberar espacio para la colocación de otros accesorios (muebles, etc.) o simplemente para moverte más cómodamente.

Además, la gran variedad de tamaños y formas de platos de ducha que te ofrece el mercado (cuadrados, rectangulares, rinconeros, circulares, etc.), te permitirán adaptarlas a la situación que precises.

Desde este punto de vista, las duchas serán la solución que te ofrece más alternativas de uso, y harán ver a tu Baño mucho más espacioso.

Por otro lado, si bien hay bañeras de diferentes formas y medidas que permiten plantearse como una alternativa a tener en cuenta, si hablamos de Baños pequeños, no sería la opción que te recomendaría. Por otro lado, me arriesgaría a decir que:

A un presupuesto mas holgado; a mayor disponibilidad de espacio, o con la posibilidad cierta de tener ese segundo Baño soñado, la bañera habrá encontrado al fin, su espacio y su tiempo para ser la opción ideal.

Duchas o bañeras, otras razones para elegirlas

Siguiendo en la línea de las ventajas y desventajas, intentemos otros “frente a frente”.

Accesibilidad de platos de ducha y bañeras

Los platos de ducha tienen un perfil de entrada muy bajo, (sin necesidad de movimientos raros); un pequeño desnivel o al ras del piso que facilitará el acceso tanto para su utilización como para su limpieza. Desde esta óptica son más seguras e ideales para un uso frecuente y cotidiano.

Las bañeras, por contrapartida, con 40 a 45cm de altura en sus laterales, son de difícil acceso.

Con la mano en el corazón, quienes tengan una en casa, ¿cada cuánto se toman el trabajo de limpiarlas? Y esto no es desapego por la limpieza (supongo). Lo que realmente pasa es que son incómodas para acceder (no hay manera de no chocar con las rodillas), además de resbaladizas por sus superficies pulidas. Todos conocemos a alguien que ha sufrido algún percance durante su uso.

Edades para la utilización de duchas o bañeras

En este sentido las cosas son muy claras.

Una bañera en una casa con hijos pequeños es el ámbito ideal para quienes quieran hacer del Baño un momento de juegos. Muchos chicos suelen vivir la experiencia del chorro de la ducha como una situación estresante que a la larga termina complicando hasta la posibilidad misma de poder bañarlos.

En este sentido la contención que plantea las bañeras, facilita el control de los niños, permitiendo transformar el baño en una experiencia segura, agradable y placentera.

Las duchas son la única alternativa viable para casas habitadas por personas con movilidad reducida, para las cuales los movimientos de acceso y salida de una bañera son prácticamente imposibles.

Tamaños de platos de ducha y bañeras

Como ya lo he mencionado, si bien sabemos que una ducha puede resolverse en un espacio de 60 x 60cm (insisto en no recomendártelo), digamos que el espacio mínimo adecuado para una ducha no debería ser inferior a 90 x 90 cm con un acceso no inferior a 60 cm de paso.

Si hablamos de dimensiones más acordes a lo que cualquier mortal elegiría, yo recomendaría un habitáculo no menor a 90 x 120 cm (obvio que más grande será mejor), con un paso de entre 80 a 90 cm de ancho.

Respecto a las bañeras, si bien las hay cada vez más pequeñas, las mismas están asociadas a una mayor disponibilidad de espacio. Mas aún, si de lo que hablamos es de bañeras de hidromasaje, no se me ocurriría imaginar su uso en un largo inferior a 1.60 m.

Pensar en una bañera estrecha es desvirtuar el sentido para el que fueron creadas. Tomar un baño de inmersión supone disponer de un lugar relajado y confortable para usar recostado, lo que es imposible de llevar a cabo sin disponer de una superficie adecuada.

Hay bañeras de hidromasaje de diferentes tamaños: rectangulares, circulares, en forma de riñón, esquineras, para disfrutar sólo o “en familia”, que terminan ajustándose a cualquier situación que uno pueda imaginarse.

  • Platos de ducha o bañeras, ¿cuál de las dos es más cara?

Aún comparado con la posibilidad de colocar un plato de ducha como los que ofrece el mercado, desde el punto de vista económico una ducha siempre será mas barata que una bañera, más aún si ésta incluye un equipo de hidromasaje, situación que me exime de tener que hacer cualquier tipo de comparación.

Como información complementaria, pero no de menor importancia, dos datos de valor:

• Hay que tener en cuenta que llenar una bañera de agua implica un costo extra que terminará repercutiendo en tus facturas.

• Además, el mantenimiento del sistema de hidromasaje (cañerías, motor, etc.), también tendrá su costo (no pienses que será eterno), sin obviar el hecho de que conseguir quien venga a repararlas no suele ser tarea sencilla.

Razones ecológicas para decidirse por duchas o bañeras

Puede que no sea un argumento que se tenga en cuenta a la hora de elegirlas, pero como te mencioné, es evidente que una bañera requerirá un consumo de agua muchísimo mayor al de una ducha.

Llenar y usar una bañera implica usar entre 150 a 250 litros de agua, en tanto que una ducha no debería consumir más de 100 litros.

Es necesario aclarar que la comparación se hace en base a un tiempo de duchado que tiene que ver con el uso rápido que asociamos con las mismas. Para duchas “kilométricas” muy frecuentes, habrá que pensar seriamente si no resuelves mejor tus necesidades con una bañera.

Qué ocurre si quieres cambiar una bañera por ducha

Si por esas cosas de la vida estás evaluando seriamente cambiar la bañera por ducha de obra o plato de ducha (o viceversa), tendrás que tener en cuenta algunas cuestiones que son verdaderamente importantes.

• Hacer obras dentro del Baño es una tarea bastante complicada que suele demandar varios días de trabajo. Si el involucrado es el único Baño de la casa, habrá que pensarlo dos veces, ya que quedarse sin un cuarto tan importante para el funcionamiento de la casa no es un tema menor.

Habrá que pensar en un vecino de mucha confianza o un pariente caritativo (y que viva cerca), para que te ayude a suplir necesidades mínimas y urgencias varias.

• Si estás pensando en quitar la bañera, habrá que pensar que el espacio que ocupaba no tendrá revestimiento. Si no guardaste una reserva del cerámico original es poco menos que imposible que vuelvas a conseguirlo en el mercado; a esa altura ya no existirá más.

Una solución más económica que cambiar el revestimiento completo, es quitar el existente en el sector de la ducha y volver a revestirlo con un cerámico nuevo (distinto al original), tratando de lograr un efecto que aporte contraste al conjunto.

• También hay que tener en cuenta que la altura de los grifos (grifería) de la bañera y la ducha son diferentes, por lo que al poner una ducha seguramente la altura de los mismos quede demasiado baja. Esto implicará, obviamente, un cambio de grifería, con la consecuente rotura del revestimiento existente.

La verdad es que no quiero terminar pareciendo ser el “abogado del diablo”, pero es preferible que conozcas estas circunstancias antes de embarcarte en este viaje, y no descubrirlas a mitad del trayecto. Por eso prefiero pensar que esto es algo así como “un servicio a la comunidad”.

duchas o bañeras

Plato de ducha dónde antes había una bañera

Para nivelar la balanza con alguna idea superadora vayan estas dos alternativas que te ahorrarán la necesidad de quitar el revestimiento existente:

• Una posibilidad es pintar la cerámica existente con esmaltes especiales para este tipo de prestaciones que se consiguen en cualquier pinturería, y que te permiten lograr muy buenas terminaciones. No es la opción que más te recomendaría para un Baño principal, pero para uno de servicio o un presupuesto acotado, no habrá que dudarlo demasiado.

duchas o bañeras

Renovar revestimientos con pinturas especiales

• Otra alternativa es revestir sobre la cerámica existente (sin quitarla) utilizando pegamentos especiales para bases esmaltadas, como ocurre con las de las piezas colocadas. Se consigue en cualquier corralón de materiales y si bien es un poco más caro que los pegamentos tradicionales, te permitirá ahorrar mucho dinero y tiempo de obra.

Teniendo en cuenta todo lo dicho, si la idea es encarar la reforma… adelante entonces!!

Si estás en la dura batalla de achicar tus costos (sin resignar tu calidad de vida), en este enlace encontrarás una ayuda adicional (Trucos para ahorrar dinero al construir)

Duchas o bañeras, conclusiones finales

En una opinión muy personal, que no necesariamente implica tomar partido por alguna de ellas, me animaría a aconsejarte una bañera Si y sólo Si, se cumplen estas dos cuestiones:

1) Si el único Baño de la casa tiene el espacio suficiente para alojar un plato de ducha y una bañera dentro del mismo ámbito.

Caso contrario, que exista la posibilidad de tener un segundo Baño con ducha incluida.

Es impensable imaginar una casa sin un espacio para ducha si tu intención es habitarla de por vida. ¿Cómo resolverías en ese caso, ciertas cuestiones que tienen que ver con el crecimiento lógico de quienes viven en ella?

2) Si tienes la posibilidad económica de acceder a la compra de un Jacuzzi o bañera de hidromasaje.

Si tu idea de baño tiene que ver mas con una ceremonia de relax, no sería un pecado pensar en potenciar las virtudes propias de un baño de inmersión con las que aportan la acción de chorros de aire y agua a presión, que actúan como relajantes naturales.

Por otra parte, si tengo que hablar en base a experiencias ajenas, debo reconocer que he escuchado más de una confesión de arrepentimiento de algún cliente, lamentando la elección de una bañera.

Hay toda una idea romántica en torno al uso de las mismas que tiene que ver con imaginar una vida de eterno noviazgo, que luego cae herida de muerte, por los apuros de la vida cotidiana… y la aparición de los hijos.

A pesar de todo, si está dentro de tus posibilidades el tener a ambas, no estará mal que lo hagas y las disfrutes mientras tengas el tiempo, la salud y las ganas de hacerlo.

Como dicen: “Los gustos hay que dárselos en vida”

Arq. Marcelo Seia

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“Cómo eliminar malos olores del Baño”

Si de malos olores en viviendas hablamos, el ambiente que liderará el ranking, en este aspecto, no hay dudas que será el Baño.

Aunque el resto de la familia no lo haya percibido, seguramente seremos nosotros los que vayamos por ahí, arrugando la nariz cada vez que entremos al Baño.

Puede ser un leve aroma extraño, distinto a los habituales, el que nos esté dando la pauta que algo no está funcionando bien…

Leer más