Consejos para Alquilar una Casa (lo que te diría un arquitecto)

¿Estás buscando alquilar una casa o un departamento?

Sean cuales sean tus necesidades o motivaciones tu mayor deseo seguramente será NO EQUIVOCARTE.

Decidirse por alquilar una casa o departamento es un hecho que va a condicionar la forma en que vivirás los próximos años. ¡Quién va a querer tomar la decisión incorrecta!

Como cualquier área en la que no te manejas, lo ideal es que puedas contar con información de utilidad.

En la Web vas a encontrar toneladas de consejos, la mayoría de ellos engorrosos desde lo legal, que lo único que lograrán es aportar algo más de confusión a la que ya tienes.

Por eso te propongo un enfoque distinto de esta cuestión; una especie de acompañamiento “virtual”, en este caso desde la visión de un arquitecto, que sin ser experto en leyes, te ayude a abrir los ojos y tomar las mejores decisiones.

Recordemos que hay mucho en juego. Aquí van entonces algunas reglas básicas para alquilar de forma segura.

¿Qué necesito saber para alquilar?

De alguna forma, muchas de las cosas que podría recomendarte son las mismas que deberías considerar si estuvieras eligiendo un terreno para construir. En este caso lo que cambia es tu relación de propiedad sobre el lugar dónde vivir.

De igual manera el alquilar te pone ante una serie de interrogantes particulares que vamos a tratar que no se nos escapen.

Casa, departamento o PH

Lo primero que tendrías que pensar es en qué es lo que realmente quieres, porque esto va a condicionar mucho el tipo de propiedad que estás necesitando.

¿Hay niños o ancianos en la familia? Si esto es así la discusión sobre una o dos plantas ya no generará tantas dudas: lo más aconsejable será pensar en lugares en planta baja, con facilidad de acceso y movilidad.

Si no tienes tiempo o simplemente no te gusta el mantenimiento, habrá que ir descartando patios y en ese caso un departamento en propiedad horizontal sea lo más recomendable.

Si por el contrario, te gustan los espacios amplios, tienes alguna mascota o estás pensando en arrancar una familia que incluirá niños, es casi una obviedad decirte que tendrás que pensar en una casa con patio.

Si tu actividad incluye el trabajo desde tu casa o con atención de público, vas a tener que prever una propiedad que incluya el espacio para tener una oficina o despacho, de preferencia con acceso desde el exterior.

¿Te gustan los espacios aireados, luminosos y con buenas vistas? En ese caso habrá que hacer especial hincapié en propiedades con ventanales generosos, cosa que no siempre es posible lograr en departamentos internos o en el contrafrente de un edificio.

La ubicación y el barrio

¡Estás eligiendo el lugar al cuál te vas a mudar! No es poca cosa.

¿Cómo es el barrio? ¿Está cerca de algún lugar ruidoso (Bar, Restaurante, etc.)? Desde este punto de vista no está de más recorrerlo con tranquilidad, en distintas horas del día para “escucharlo” y no llevarse sorpresas desagradables.

¿Qué tan lejos queda de tu lugar de trabajo, de centros de compra (mercados) o atención (salud, recreación), que tengan que ver con tus gustos o costumbres?

Puede que el lugar te guste pero antes de decidir es muy importante estar al tanto de los medios de transporte que te permitirán estar vinculado con esos lugares a los que hacía referencia.

Quizás no te suene útil, pero antes de cerrar cualquier trato no descartaría en absoluto que te tomes un tiempo para conversar con los vecinos; averiguar si la zona es segura; cuáles son los movimientos habituales; qué servicios ofrece el área; o ¡si les gusta vivir allí!

Es posible que te sorprenda comprobar toda la información que se puede reunir en una charla informal. Por lo general la gente suele ser abierta a compartir sus impresiones en una conversación amena. Y si no te gusta charlar, siempre habrá alguien en la familia dispuesto a hacerlo.

Otros consejos para alquilar una casa de forma segura

Supongamos entonces que el barrio te gustó, y ya tienes entre ojos lo que parece ser la propiedad ideal para alquilar. Ya la recorriste con el agente inmobiliario que no hizo más que comentarte las ventajas de la misma. Te estás conteniendo para no cerrar trato ya mismo.

No quisiera aguarte el entusiasmo pero… te invitaría a que aguantaras un poco más y pusieras en marcha algo así como “el plan desconfianza”.

Revisar el funcionamiento de la casa. El estado de la edificación

Con el espíritu crítico de quien pone en duda todo lo que le cuentan, te invito a que hagas un recorrido minucioso por la propiedad y te ocupes de revisar intencionadamente cada una de sus partes.

Instalaciones: Hay que tener en cuenta que las cañerías de una casa con algunas décadas (agua, electricidad, gas, desagues, etc.) pueden no estar en condiciones de cumplir con sus funciones como lo hicieron en sus primeros años de vida.

Prueba abrir todas las calillas (grifos) y dejar correr el agua; probar el funcionamiento de calefones, termotanques, calefactores, sanitarios, equipos de aire acondicionado y cualquier artefacto que venga incluido en el paquete a alquilar.

Si alguno está averiado o dudamos de su funcionamiento, ése será EL MOMENTO para plantearlo. Una vez que lo estés habitando puede ser motivo de controversia.

No sería mal momento tampoco para aclarar por cuenta de quién corren los posibles desperfectos o reparaciones que pudieran surgir.

No quisiera transformar esto en una cacería de brujas, pero si te tomaras un tiempo para conversar con los anteriores inquilinos, (al igual que te comentaba con lo vecinos), seguramente obtendrías información extra y más confiable de lo que ningún otro podría aportar.

Mobiliario y Aberturas: Con el mismo esmero que comprobaste todo lo anterior, también deberías revisar todo el mobiliario que venga incluido con el alquiler de la casa.

Te invito a que te transformes en un “loco obsesivo” y te ocupes en abrir cajones y puertas de armarios, alacenas, muebles de cocina para verificar correderas, cierres y de paso comprobar el estado de los interiores.

El mismo criterio deberías emplear al verificar el estado y cierre de todas las aberturas de la propiedad. Puede haber maltratos o desajustes que compliquen la conservación o el funcionamiento de puertas y ventanas, que si no fueron advertidos a tiempo, puedan después ser sugeridos como de tu responsabilidad.

¡Humedades!: Sería casi una obviedad decirlo pero voy a ser obvio. Desconfía de parches de pintura fresca, muebles o plantas “camuflando” sectores en mal estado o un sospechoso olor a humedad en el Baño o el resto de los ambientes. Esto siempre será raro.

Todos estos son síntomas que están contándonos que hay algo que no está funcionando como Dios manda. Por eso, si te queda alguna duda, lo mejor es preguntar o en todo caso consultar con algún entendido en el tema que sea de tu confianza.

También serán de sospechar:

Revoques o pintura descascarados (¿qué esconden?)

Pisos que suenen a “hueco” (algo pasa debajo)

O sectores de revestimiento cerámico de distinta tonalidad que los del resto.

Si, si, ya sé, parece exagerado; no siempre se alquila una casa a estrenar. Pero ser conscientes del estado REAL de la propiedad ANTES de cerrar un contrato es la forma más segura de iniciar un acuerdo que va terminar involucrando muchos años de relación.consejos para alquilar una casa

Sacar fotos

En la era de los celulares (móviles), privarse de la posibilidad de tomar una foto de todo lo que nos pueda parecer interesante sería una picardía. En este sentido, (aunque no entiendas mucho) cualquier cosa de la propiedad que pueda parecer sospechosa, conviene que sea documentada.

No hay que pensar solamente en averías importantes sino también en cualquier otro detalle que tenga que ver con el deterioro por uso o del mal mantenimiento. Eso sí, lo importante es que se lo transmitas al propietario de inmediato, sobre todo antes de mudarte, para que quede asentado o que pueda disponer de las reparaciones.

Tan importante como sacar fotos de lo que pueda parecernos un problema, es documentar el estado de la casa ANTES de que la habites y ANTES de que te dispongas a dejarla, para que quede un registro de ambos estados, y para que no puedan hacerte cargo de reparaciones que no te correspondan.

Cualquier deterioro que descubras mientras estés habitándola, y que no se deba a un mal uso de tu parte, también debería ser fotografiado y comunicado al propietario en lo inmediato.

No se trata de transformarse en un inquilino “policía”, sino ser justos y prevenir cualquier punto que pueda transformarse en un malentendido o una disputa. Está en cada uno decidir hasta dónde se lo lleva a la práctica, pero en los tiempos que corren no está de más pecar de precavidos.

Otros consejos para alquilar una casa sin llevarse sorpresas desagradables

Hay dos o tres puntos que complementan los que ya te he mencionado y que te van a ayudar a alquilar una casa con otros elementos en la mano para facilitarte la elección.

La iluminación natural

Las condiciones de iluminación son básicas no sólo para que la casa se luzca mejor sino también como influencia en el estado de ánimo de sus habitantes. Cuando entramos a un lugar con poca luz, de inmediato se nos viene a la cabeza la idea de que es un lugar que no nos resulta agradable.

Por eso es importante que visites la propiedad en distintas horas del día y termines eligiendo un lugar que no solamente tenga aberturas de un tamaño adecuado sino que también reciba los rayos del sol en algún momento del día. Como beneficio adicional tendrás la posibilidad de ahorrar en tu consumo eléctrico.consejos para alquilar una casa

Pedir un inventario

Insisto con esto de dejar las cosas en claro a riesgo te pecar de desconfiado.

Solicitarle al propietario un inventario de todo lo que viene incluido en la propiedad, al igual que el estado en el que se encuentra, es una forma de “poner blanco sobre negro” sobre las responsabilidades que pudieran caberte para el día que te toque entregarla.

De esta forma podrías evitar que se te reclamara por un daño del que no fuiste responsable.

Leer TODO el contrato

Prometí no marearte con consejos legales y no lo voy a hacer. De igual forma no quiero pasar por alto algunas recomendaciones FUNDAMENTALES.

Antes de firmar un contrato de alquiler es preciso que te tomes todo el tiempo suficiente para leerlo, no una, sino TODAS LAS VECES que sea necesario. Si te pone incómodo hacerlo frente al propietario pide un borrador, lo haces en tu casa o lo consultas con un abogado de tu confianza.

Allí TODO debe estar escrito: monto del alquiler; formas de pago; indexación; cláusulas especiales, y todo lo que haga a las formas que van a regir tu relación con el propietario mientras dure el alquiler.

Nada de acuerdos verbales: a las palabras se las lleva el viento, y en caso de controversia, un acuerdo de palabra no sirve para demostrar absolutamente nada.

Para el final: tres últimos consejos para alquilar (cortos y útiles)

a) No dejes de visitar muchas casas antes de tomar la decisión final. No te dejes deslumbrar por la primera que te guste. Solamente comparando múltiples alternativas vas a poder decidir con toda conciencia cuál es el hogar ideal para tus necesidades.

b) Cambia la cerradura. No es una inversión que no te puedas permitir y te dará la seguridad de evitarte futuros problemas.

c) Trata de llevar una buena relación con el propietario o con la empresa inmobiliaria. No es necesario que hagas esfuerzos por convertirte en su amigo, pero una relación basada en la confianza seguramente te va a facilitar la resolución a cualquier situación que pueda plantearse durante el tiempo que te toque alquilar.

La elección del lugar que va a transformarse en TU hogar, es una decisión trascendente a la que vale la pena dedicarle tiempo para evaluar pros y contras. Cualquier apuro puede llevarte a tomar decisiones de las que luego puedas arrepentirte.

Desde una visión optimista, el alquilar será una etapa intermedia hasta llegar a tener tu casa propia. Y si aún este hecho fuera poco probable, igualmente siempre valdrá la pena hacer el esfuerzo para elegir:

EL MEJOR LUGAR PARA VIVIR

Arq. Marcelo Seia

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“Como ahorrar para construir una casa más económica”

Podrás encontrar en Internet miles de consejos sobre cómo ahorrar dinero para construir una casa más económica.

Materiales; técnicas; buenas costumbres constructivas; que te ayudarán a controlar los gastos que genere tu obra.

Todos serán ciertos, pero si tengo que ser sincero, debo decirte que ninguno será mágico.

En base a lo que te cuento estoy convencido de no equivocarme cuando te digo que la mejor receta para ahorrar al construir es ni más ni menos que…

Leer más

Dejar un Comentario