Comprar o Construir: ¿Cuál es la mejor opción?

Después de tantas idas y vueltas estás a punto de comenzar el camino que te llevará a tu casa propia y precisas saber si es mejor comprar o construir.

En este instante, cuando las cosas empiezan a ser posibles, es el momento en el que cada pregunta se transforma en algo realmente importante.

¿Por dónde empiezo?

¿Cuánto dinero tendré que invertir?

¿A quién tengo que consultar?

Es decir, todos aquellos interrogantes que cuando la realidad de tu techo propio era muy lejana, ni siquiera te habías planteado. Hoy las preguntas se han instalado, y lo peor, todas juntas, para contribuir a aumentar tu confusión.

Como primera medida: tranquilidad.

Lo mejor es empezar a despejar dudas y tomar decisiones; una a una.

Cómo saber si conviene comprar o construir

La primera respuesta honesta es que todo es relativo.

La misma relatividad que hace muy difícil, por ejemplo, afirmar si es mejor comprar un auto usado o uno cero kilómetro.

Pero como mi intención es que luego de leer esto tengas mejores elementos para justificar tu decisión, empecemos a dejar puntos en claro.

Ventajas y desventajas de COMPRAR una casa

Efecto inmediatez

Se acabaron las dudas sobre la conveniencia de comprar o construir: encontraste una casa; te gusta; tienes el dinero: la compras. Si eres de los impacientes, ésta es tu opción.

Primera GRAN ventaja: te evitarás un proceso constructivo que llevará mucho tiempo: 6 a 8 meses para el caso de una vivienda de 120m2 o 12 a 14 meses para otra de 150m2 o más.

Está disponible de inmediato y esto no es poca cosa.

Cero relaciones de trabajo

La misma inmediatez de la compra te evitará atravesar un proceso de relaciones de trabajo con arquitectos, albañiles, constructores, corralones, etc.

No significa que las mismas necesariamente sean traumáticas, pero como cualquier relación humana, siempre estarás sometido a la posibilidad de roces, y en general, nadie que pueda evitarlo lo hará por el placer de relacionarse.

Especial para “antisociales” o para desilusionados con el género humano.

Allí estará la casa; donde la querías

Si estás buscando una zona en especial para vivir, una vivienda ya construida te ayudará a “matar dos pájaros de un tiro”.

En la misma compra estarás resolviendo una ubicación que es de tu agrado y al mismo tiempo encontrando un terreno en un lugar que quizás tenga poca disponibilidad de lotes vacíos.

Este hecho tiene mucha importancia porque no siempre se tiene en cuenta que en el valor de venta de una casa construida ya viene incluido el valor del terreno. Por eso, si hablamos de valores, a veces la comparación parece no favorecer a la opción de compra.

Diseño estándar

Puede que no tengas muchas pretensiones en materia diseño, y te resulte fácil adaptarte a cualquier espacio; entonces una vivienda comprada no te resultará un problema. En este caso la disyuntiva entre comprar o construir ni siquiera exista.

Claro que también deberás tener en cuenta que lo que te ofrecen es una casa diseñada para otra persona, o en algunos casos, para nadie en especial.

Puede que los ambientes o sus dimensiones; la funcionalidad o el estilo no sean exactamente aquellos que habías imaginado.

Por eso, tu capacidad de amoldarte a las circunstancias será decisiva, ya que muchas de las cosas que no te cierran serán imposibles de cambiar.

Hay que tener en cuenta que una casa estandarizada o pensada para otro dueño, por lo general, puede tener :

a) Criterios de diseño muy distintos a los que emplearías. Superado el momento de alegría de haberla encontrado, uno suele descubrirlo cuando empieza a imaginarse cómo la usaría.

b) Una distribución muy cerrada que, en muchos casos, te darán la pauta de que no fueron pensadas para ser ampliadas. Lamentablemente esto suele descubrirse cuando se precisa adaptarlas al crecimiento de la familia, o sea, cuando es demasiado tarde.

El costo de las reformas

A propósito de lo que veníamos comentando: el lugar te gusta y el terreno te conforma. Pero la casa precisaría algunos cambios para adaptarse a tus necesidades.

No es un tema menor.

No hay que minimizar los costos que implican reformar una propiedad que se va a comprar. ¡Cuidado! En construcción cualquier cambio suma mucho dinero.

Una “cosita” por aquí no requerirá un gasto mayor. Dos “cositas” de poca importancia requerirán el doble de gasto…, y a la quinta “cosita”, la inversión se habrá descontrolado.

Por eso no te dejes entusiasmar demasiado por una ubicación conveniente sin sumar los costos de adaptar la construcción a tus gustos y necesidades.

Las instalaciones

El estado de las instalaciones existentes es algo en lo que pocos piensan o al menos, no con la debida importancia.

Tendrás que tener en cuenta que una casa de más de 30 años no tendrá la infraestructura en condiciones para abastecerte como es debido de cara a tus expectativas de uso.

La instalación de agua, gas, electricidad, desagües cloacales y pluviales, tendrán materiales obsoletos, deteriorados o de secciones insuficientes para los usos que estás pensado.

Lamento en el alma decírtelo, pero… alguien tenía que hacerlo, y es mejor saberlo ahora.

Cosas tan simples como pretender agregar un calefactor; poner equipos de aire acondicionado, alarma o televisión por cable, te obligarán a replantearte hasta qué punto puedes aprovechar lo que la casa te ofrece.

Y si debes renovar todas las cañerías…, habrá que pensar en seguir engrosando los gastos, en un rubro que no es de los más económicos.

Lo que no se ve

El mercado inmobiliario tiene sus secretos.

Lo primero que se me ocurriría preguntarme es: “¿por qué vende el que vende?”.

Está bien; no es necesario ser desconfiados. Hay mil motivos por los cuales alguien quiere vender su propiedad por motivos sanos y honestos.

Pero así como esto es real, también es habitual que la puesta en venta sea un montaje escenográfico destinado a camuflar vicios ocultos.

Pinturas recién terminadas; grietas acabadas de tapar; llaves de paso cerradas; revoques aún frescos, suelen ser síntomas que al menos deberían darte lugar a una sospecha sobre la intención de enmascarar problemas.

Nada mejor en este aspecto que una recorrida inmobiliaria acompañado de un profesional de confianza, con la suficiente experiencia como para reconocer ciertos trucos.

No descartaría investigar la solvencia y seriedad de quien vende la propiedad (digo, nada más), ni tampoco la posibilidad de charlar con los vecinos acerca de la historia del inmueble en cuestión. Suelen ser “muy colaboradores” a la hora de opinar.

En este análisis minucioso que pretende ayudarte a saber si es mejor comprar o construir, veamos los pros y contra de construir una vivienda desde cero.

Ventajas y desventajas de CONSTRUIR una casa

Un diseño hecho a tu medida

Una de las principales ventajas de poder encargar el proyecto de tu casa es que el mismo estará pensado pura y exclusivamente para tus necesidades.

Desde los primeros croquis podrás participar del proceso de acercamiento al proyecto final, sabiendo siempre que alguien está interpretando tus ideas y tratando de darles forma.

No tendrás que preocuparte por adaptar espacios o estilos que no fueron pensados para tu realidad, como es el caso de una vivienda ya construida, obviamente, sin los costos económicos que las obras de refacción suponen.

Posibilidad de construcción por etapas

Aunque el proyecto soñado sea demasiado ambicioso para tu realidad actual, será más fácil llevarlo a cabo por etapas, porque fue pensado como una totalidad, que seguramente incluirá una futura ampliación acorde a tus necesidades.

Construyes lo que tu presupuesto de hoy te permite; el resto para más adelante, con la tranquilidad de saber hacia dónde apunta el crecimiento de tu vivienda.

Por eso la sensación de estrechez de un primer momento será menor porque sabrás que es sólo una primera etapa en un camino en el que las próximas, se darán naturalmente y sin gastos extras.

Cuestiones de tiempo y espacio

Como te dije en un principio, si estás apurado por habitar, construir desde cero no es lo que más te recomendaría.

A eso deberás agregarle la preocupación (y el costo) que implican tratar de conseguir un terreno en el lugar que hayas elegido, y que éste además tenga todas las condiciones necesarias para que te resulte atractivo. (ver “Características de un terreno para construcción”).

Si ya cuentas con el lote, supongo que ya tendrás una parte de la decisión tomada.

En ese caso no veo motivos para no animarte a que te decidas directamente por empezar a construir.

Participar del proceso constructivo

Veamos. Esto podrá ser una ventaja o una desventaja según el cristal con el que se lo mire.

Para muchos podrá ser una condena: arquitectos, constructores, reglamentaciones, planos, materiales de construcción, etc. No se si todo el mundo estará deseoso de enfrentar una novela de trama complicada y que incluya tantos actores.

Para otros será la oportunidad ideal de comprobar personalmente qué y cómo se hace cada parte de su obra.

No habrá lugar para vicios ocultos ni problemas “camuflados” para poder vender. En este aspecto no habrá lugar para ninguna sospecha.

Podrás participar de cada etapa de la obra, no sólo como espectador sino con la tranquilidad de que un profesional de tu confianza estará cuidando tus intereses.

El costo de construir

Sobre este punto las cosas no son tan blancas o negras. (ver “Cuánto cuesta construir una casa”)

Como te lo mencioné, la construcción es un proceso que implica meses de trabajo.

En un contexto de economías con inflación, o la sola posibilidad que surjan imprevistos, hace que los números no sean tan seguros como cuando compras una propiedad construida.

Por otro lado, si lo piensas, la posibilidad de estar involucrado en la compra de materiales y la contratación directa de la mano de obra, te da la alternativa de conseguir mejores precios, más aún cuando sabes que no hay costos de intermediación de ningún tipo (empresas constructoras; agentes inmobiliarios, etc.) Ver “Trucos para ahorrar al construir”

Si lo comparas con la posibilidad de comprar una casa “antigua” (en un sentido de vejez), en un estado de deterioro, claramente será más económico construir desde cero.

En la gran mayoría de los casos una casa entrada en años está sobrevaluada. Quien vende ofrece “una casa”; quiere hacer su negocio y poco le importa si está en ruinas.

Pero quien compra con intención de transformarla en una vivienda habitable, no sólo deberá completar lo que la casa no tiene, sino también asumir los costos de reformas, demoliciones y reparaciones, que no existirán en una construcción nueva.

Por contrapartida, también es posible que haya propiedades a la venta, relativamente nuevas, con un estado general satisfactorio, y con precios accesibles, que te ahorran el estrés constructivo.

Por estas razones que te estoy comentando, afirmar qué es más económico comprar o construir, sería arriesgado y poco honesto.

Me inclino a recomendarte que recorras mucho; preguntes muchos precios y consultes con un arquitecto de confianza que sepa decirte cuál es el precio real de lo que quieres construir, en el lugar que decidiste hacerlo.

Algunas conclusiones

En una apretada síntesis que te servirá para repasar lo que hasta ahora te he comentado, digamos que:

Ventajas de COMPRAR una casa

• Efecto inmediatez: Está disponible de inmediato

• Cero relaciones de trabajo: Te evitarás arquitectos, albañiles, constructores, etc.

• “Matar dos pájaros de un tiro”: En la misma compra estará resolviendo la búsqueda del terreno para construir.

Desventajas de COMPRAR una casa

• Diseño impersonal: La casa fue pensada para otro y puede que no sea como la hubieras proyectado.

• El costo de las reformas: Hay que tener en cuenta la inversión que demandará adaptarla a tus necesidades.

• El estado de las instalaciones: Una casa de más de 30 años seguramente precisará reemplazar su infraestructura.

• Lo que no se ve: Es necesario asesorarse ante la mínima sospecha sobre problemas que estén “disimulándose”.

Ventajas de CONSTRUIR una casa

• Diseño a medida: Al ser un proyecto encargado sabrás que estará hecho de acuerdo a tus necesidades.

• Sin costos indirectos: No habrá gastos de demoliciones, reformas o reparaciones.

• Posibilidad de construcción por etapas: Al ser parte de un proyecto completo, será más fácil pensar en un crecimiento más ordenado.

• Menos posibilidades de vicios ocultos: Como pudiste ver cómo se construyó, tendrás más seguridades.

Desventajas de CONSTRUIR una casa

• ¿Participar del proceso constructivo?: Ventaja o desventaja. Habrá que leer otra vez lo escrito más arriba…

• Los tiempos constructivos: El tiempo de obra no es apto para ansiosos.

• Las relaciones humanas: Son muchos los actores que participan en la construcción y hay que prepararse para “convivir” en armonía.

Última recomendación:

¡Ni por asomo pretendas que toda esta información junta no termine abrumándote!

Tendrás que volver a leerla punto por punto, dos o tres veces, para poner en crisis cada una de las opciones que se te crucen en el camino.

Lo que se analiza se mejora.

Estoy seguro que lo que resulte, en definitiva será lo que más te conviene.

(Aquí un vídeo con una síntesis)

Arq. Marcelo Seia

 

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“Como ahorrar para construir una casa más económica”

Podrás encontrar en Internet miles de consejos sobre cómo ahorrar dinero para construir una casa más económica.

Materiales; técnicas; buenas costumbres constructivas; que te ayudarán a controlar los gastos que genere tu obra.

Todos serán ciertos, pero si tengo que ser sincero, debo decirte que ninguno será mágico.

En base a lo que te cuento estoy convencido de no equivocarme cuando te digo que la mejor receta para ahorrar al construir es ni más ni menos que…

Leer más