Cómo quitar el moho de las paredes

La sensación que te define es “cansancio”.

¿Cansado de ver oscurecerse paredes y cielorrasos?

¿Cansado de ese olor a hongos, a humedad, a encierro y a ambiente mal ventilado?

¿Cansado de no saber contra quién estás combatiendo y cómo hacerlo?

Durante muchos años he habitado una casa con problemas de hongos y mohos en paredes.

He pasado invierno tras invierno batallando contra un enemigo, que lo único que parecía hacer era burlarse de mi esfuerzo, para reaparecer a la temporada siguiente gozando de mejor salud.

Será por eso que con el tiempo el tema tomó otra dimensión y se transformó en una cuestión personal.

Hoy, luego de años de haber vivido el problema en primera persona, si éste también es tu sufrimiento, me propongo contarte cómo quitar el moho de las paredes, de una forma efectiva y duradera.

¿Qué es el moho?

Primera rareza. Conozcamos al “Alien”.

eliminar hongos y moho en las paredesConvendrá dejar en claro que, según últimos estudios, tanto los hongos como el moho y las levaduras no pertenecen al reino animal ni vegetal. Al parecer, las células que los forman son diferentes a las que caracterizan a los otros reinos.

Años de educación tirados por la borda!!!

Por otro lado, la variedad de los que te voy a hablar, pertenece a los que, para nuestras casas, son una plaga de la que conviene librarse.

Desde otro punto de vista podemos afirmar que los hongos y los mohos son una de las tantas formas que tiene la humedad para hacernos la vida más complicada, ya que de ella depende gran parte de su existencia.

¿Cómo se produce el moho en las paredes?

Contrariamente a lo que muchos creen su aparición no está ligada tanto a la humedad que viene desde afuera sino a la condensación, o sea, a la que producimos nosotros mismos. Como oíste: culpables.

Dicho así resulta raro sabernos responsables de estar facilitándoles la vida, mas aún sin tener plena conciencia de cómo estamos produciendo esa humedad.

Lamentablemente es mucho más sencillo de lo que puedes imaginar.

¿Cómo generamos humedad en el interior de nuestra casa?

Generamos vapor de agua simplemente viviendo. ¿Cómo?
Al cocinar, al bañarnos, al usar calefactores de llama expuesta y hasta al hablar.

Ese vapor pasa al aire hasta el punto de saturarlo. Cuando el aire ya no puede contenerlo termina condensándose sobre las superficies frías de nuestras casas, en especial sobre muros que dan al exterior, que suelen ser los más fríos en invierno.

 

humedad por condensación

Este proceso es el que inicia la irremediable carrera que termina con nuestros ambientes infestados de moho y tengamos que estar ocupándonos de cómo quitar la humedad de las paredes, como única alternativa para librarnos de este mal.

Conociendo al “enemigo”

Para saber contra quién estamos luchando digamos que los hongos son organismos que se propagan por el aire en forma de esporas.

Anidan allí donde encuentran terreno “fértil”, en especial sobre rincones oscuros, fríos, y mal ventilados, alimentándose de los compuestos orgánicos de las pinturas y de la humedad propia que los caracteriza.

No habrá distinción de lugares o ambientes: cielorrasos, paredes, revestimientos, muebles, etc., lucirán superficies oscuras propias de la presencia de una colonia de hongos.

Los efectos indeseables no sólo se reducen a una cuestión estética; quien ingrese a una vivienda con hongos y mohos podrá percibir el característico aroma a humedad en su variedad “encierro invernal”, desde los primeros pasos.

El panorama generalmente viene acompañado de alergias, asma, rinitis, y demás dramas respiratorios, en un cóctel explosivo difícil de tolerar.

Cómo quitar el hongo y el moho de las paredes

Lo primero que debería contarte es lo que NO HAY QUE HACER.

Eso sería, por ejemplo, cepillar la superficie afectada en seco porque lo único que estaríamos logrando es diseminarlos por el aire (recuerda las esporas), favoreciendo la formación de nuevas colonias allí donde antes no existían.

Digamos entonces que hay dos formas de abordar el problema: erradicarlos y luego prevenir su futura aparición.

1) Terapia de ataque para eliminar el hongo y moho de las paredes

El producto doméstico fungicida (mata hongos) por excelencia para quitar el moho de las paredes, es uno que forma parte de cualquier set de limpieza hogareño.

En algunos lugares se lo conoce como lejía, hipoclorito de sodio o simplemente lavandina, como se lo llama por aquí.

Dado que es un desinfectante muy fuerte y bastante corrosivo habrá que ser muy cuidadosos en su aplicación.

¿Cómo aplicar el producto correctamente para limpiar el moho y que no vuelva a aparecer?

Aunque la exageración de algunos los lleva a su uso en estado puro, la lógica sugiere una dilución en agua de 1:3 (lejía + agua) y su aplicación en llovizna fina con pulverizador doméstico sobre la superficie atacada.

 

Cómo quitar el moho y los hongos de las paredes

 

Luego de algunos segundos lo primero que podrás observar es un blanqueamiento de la superficie, señal inequívoca de que el producto está actuando, eliminando hongos y mohos.

¡Y aquí viene lo más importante!

Lamentablemente en esta etapa se abandona el tratamiento pensando que aquí se acaba la cuestión.

Por eso, para hacer la diferencia y no quedar a mitad de camino, lo aconsejable es utilizar un cepillo o esponja y enjuagar abundantemente con agua limpia, renovándola permanentemente.
Si es necesario repetir la operación hasta deshacerse del mismo.

De esta manera estaremos asegurándonos que no queden remanentes de hongos en las paredes que puedan hacer reiniciar la colonia una vez pasados los efectos fungicidas del producto.

2) Tratamiento de prevención para evitar la aparición del hongo y moho de las paredes

Si tuviera que pensar en un ejemplo gráfico que te ayude a entender la cuestión, me inclinaría por recomendarte la aplicación de la terapia “departamento de soltero”.

De dudosa comprobación, digamos que sería algo así como utilizar la fórmula por la cual todo soltero/a hace posible que ninguna planta prospere en su departamento, o sea: no regándola.

En otras palabras, la idea es reducir la cantidad de vapor de agua que aportamos alegremente a los ambientes para quitar a los hongos uno de sus sustentos básicos.

¿Cómo evitamos aportar más humedad a los ambientes?

Tranquilo; la opción no es mudarse. Veamos de qué formas sencillas es posible contribuir a mejorar la situación.

¿Cómo quitar la humedad ambiental? (ver “Cómo eliminar la humedad por condensación”)

a) Si estás cocinando, enciende el extractor de aire. Tan simple como eso.

b) Si terminas de tomar un baño, evita abrir la puerta para que el vapor generado no pase el interior de las casa.

Simplemente abrir la ventana del Baño y esperar que éste se disipe hacia el exterior.

c) Ventila los ambientes y dejar entrar el sol al menos una vez al día. ¿Cuánto?, al menos 15 o 20 minutos, en un horario en que la humedad exterior no sea tan alta, digamos entre el mediodía y las 4 de la tarde.

d) Dentro de lo posible, evita secar ropa en los interiores.

Sé que mas de un ama de casa estará sonriendo, por eso la aclaración del principio (“dentro de lo posible”).

Aunque haya días en que el tiempo no lo permita, en muchos casos la práctica termina haciéndose costumbre aunque el clima mejore.

Habrá que tomar conciencia que la humedad que pierden las prendas se transfiere a los ambientes, por eso la ecuación no cierra.

e) Si tienes un aparato de aire acondicionado, úsalo en modo “deshumidificador” y lograrás justamente lo que estamos buscando.

f) Se que estarás pensando, no sin razón, por qué no he mencionado a las pinturas “antihongos” que desde hace años ofrece el mercado. No es descartable su uso.

Lo que no aclaran los fabricantes es que ese poder tiene la duración de apenas un corto plazo; tiempo que le lleva a la pintura secarse totalmente y volatilizar el fungicida (léase veneno para hongos).

g) Trata de evitar sistemas de calefacción con llama expuesta (calefactores catalíticos, convectores, pantallas radiantes, leños, etc.).

Los gases de la combustión en su combinación con el oxígeno del aire generan vapor de agua; de allí esa sensación de calor húmedo que se percibe en el ambiente.

En lo posible reemplázalos por calefactores de tiro balanceado u otros sistemas, caros en su instalación, pero igualmente eficientes. (Radiadores de agua caliente, losas y zócalos radiantes, etc.)

h) Y en un plano de mayor compromiso, trata de mejorar la aislación térmica de la casa, para evitar la pérdida de calor.

Las recetas: paredes al exterior más gruesas; techos con aislaciones adecuadas y dobles vidriados (DVH) en aberturas.

Obviamente requerirán de una mayor inversión pero ésta terminará diluyéndose en el tiempo ante el menor uso de energías caras y no renovables.

 

Ver enlace (min 3:40)

Conclusiones

Independientemente de todas estas acciones que ya podrás poner en marcha, si tienes quedarte con un solo concepto en claro sobre cómo quitar los hongos y el moho de tu casa, éste debería ser:

Eliminar la humedad de las paredes, básicamente, dejando de producirla. Pocas cosas proliferan en un ambiente estéril y sin agua.

Quienes padecen o han sufrido este problema pueden dar testimonio del fastidio que produce. No hay por qué acostumbrarse al mismo.

Ya sabes de qué se trata y cuál es su punto débil. Sólo habrá que decidirse y empezar.

 

 

Dejar un Comentario