Cómo Construir un Buen Asador (sin tener que “tragar” tanto humo)

Estas por descubrir uno de los secretos para saber cómo construir un buen asador, que cambiarán DEFINITIVAMENTE lo que hasta ahora hayas experimentado, o te permitirán aportarle una solución a quien los esté sufriendo.

Confesiones

Dicen que los argentinos somos buenos asadores…, o por lo menos creemos serlo.

Yo vendría a ser la excepción: no soy buen asador y a esta altura menos aún pretendo serlo. Prefiero hacerle el “apoyo moral” a quién está asando, peeero…, eso no suma como destreza.

En realidad, cuando hablo de “secretos para un buen asador” más bien hago referencia a su acepción constructiva, como “parrillero”, es decir, al lugar donde se hace el asado.

Veamos: ¿a qué le llamaríamos “un buen asador”?

En principio sería aquel que tenga buen “tiraje”, o sea, una adecuada salida de los humos.

¿Te gustaría disfrutar de la experiencia de un buen asado sin tener que estar condenado a llenarte de humo?

Y reconozcamos que quien lo sufre no es solamente el encargado de asar sino también el resto de los comensales, quienes también se irán de la reunión con olor a humo.

Nadie saldrá ileso de los ataques furiosos de un asador que no funcione bien.

Si estás por empezar tu casa, a punto de construirlo o estás cansado de sufrir al que ya tienes, es probable que a continuación puedas encontrar las respuestas para ¡DISFRUTAR! de un buen asado sin morir en el intento.

Secretos para saber cómo construir un buen asador

A fuerza de tener que proyectarlos, y tratar de que funcionen bien, uno va desarrollando algunas técnicas como para asegurarse cierto porcentaje de éxito…, o al menos para que luego de asar no se acuerden del trabajo del arquitecto en malos términos.

Comencemos con una pregunta básica:

¿Por qué el humo va hacia arriba?

Pregunta inteligente, pensarán algunos; “soberana idiotez”, dirán otros.

Para explicarlo tratemos de entender qué es el humo.

El humo no es nada más ni nada menos que ceniza (en partículas microscópicas), viajando en una corriente de aire caliente. Nada más simple que esto.

El secreto para que vaya hacia arriba lo tiene la temperatura del aire.

Al calentarse por la combustión de la leña o el carbón, el aire disminuye su densidad, haciéndose más liviano, y por lo tanto se eleva. En su movimiento ascendente arrastra las cenizas y juntos forman el humo.

Puede que te parezca muy básico hasta ahora, pero seguro te va a ayudar a entender lo que sigue.

Cómo construir un buen asador: 3 simple pasos para hacer la diferencia

Supongamos entonces que a esta altura entendemos qué es el humo y por qué va hacia arriba. Veamos entonces qué pasos seguir para que nada se interponga en ese movimiento.

1- La campana de humos

La física está actuando a nuestro favor: el humo está ascendiendo por el calor generado. Tratemos de aprovechar el envión y llevémoslo adonde queremos.

Si como es obvio, pretendemos que el humo salga por la chimenea, lo primero que debemos hacer será captarlo y conducirlo hacia allí.

En ese sentido la campana de humos será nuestra mejor aliada.

Por lo general fabricada en acero u hormigón, de forma cónica o piramidal, su función principal es hacer las veces de embudo para captar el humo y direccionarlo hacia la chimenea para su evacuación.

campana de humos

La campana de humos actúa como un embudo direccionando los humos hacia la chimenea

Imagino que estarás asomando la cabeza hacia el interior de tu asador para descubrir con asombro, que este artilugio no existe! Aquí está la primera pista que explica por qué nunca te funcionó bien.

Si la campana no existe, el humo quedará aprisionado sobre el techo del asador, tratando de buscar la salida y generando turbulencias. Las mismas que terminarán por hacerlo salir por la boca del asador, o sea, por donde no tenemos pensado que saliera.

2- La sección de la chimenea

Supongamos que la campana de humos estará allí, lo que quiere decir que la primera batalla estará ganada.

La segunda batalla se librará en la entrada de la chimenea, es decir, lo que está a continuación de la campana de humos.

Si el flujo de aire caliente que pretende salir se encuentra con una entrada pequeña pasará lo mismo que cuando la campana no existe: turbulencias y reflujos de humo hacia la boca (la del parrillero… y la de quien está asando!!).

La sección o superficie de paso de la chimenea tiene que tener el tamaño adecuado para permitir la libre circulación del humo sin interferir su salida.

Sólo para los amantes de los datos: la sección de la chimenea no puede ser menor 1/10 (la décima parte) de la superficie de la boca del asador.

A sacar la cinta métrica y la calculadora! Si los números no dan, no te hagas muchas ilusiones: asado y humo serán socios de por vida.

cómo construir un buen asador

La sección (superficie) de la chimenea debería ser no inferior a la décima parte de la boca del asador

3- El efecto del viento: ¿ayuda o condena?

El humo se encamina hacia la salida por el sólo impulso del aire caliente. Pero para terminar saliendo precisa de una ayuda extra: el viento.

¿Cómo ayuda el viento al tiraje de la chimenea?

En la física existe un fenómeno, llamado efecto Venturi, que es el responsable final de la eficiencia de muchos asadores.

No voy a complicarte.

En palabras simples: cuando el viento es sostenido y sopla de forma horizontal, al pasar por la boca de la chimenea, genera en la misma una diferencia de presión que “succiona” el humo hacia el exterior.

¿Te fijaste cuál es la ubicación de tu chimenea? ¡Es probable que allí esté el problema!

Si está pegada a un muro de dos plantas; cerca de un techo muy alto; o próxima a un árbol, pueden suceder dos cosas:

• Que el viento no alcance a soplar. El humo sólo podrá salir por el empuje original del aire caliente, o sea muy despacio.

• Que el viento sople formando torbellinos o movimientos caóticos. Al rebotar en los obstáculos próximos, generará corrientes descendentes que terminarán empujando al humo a salir por la boca del asador, o sea por donde no queremos.

cómo construir un buen asador

La chimenea pegada a un muro elevado genera torbellinos de aire

Conclusión básica: cuanto MÁS ALTA sea la chimenea, más fácilmente soplará el viento y mejor será el efecto de succión del humo.

cómo construir un buen asador

Chimenea “a los cuatro vientos”

He visto “REVIVIR” muchos asadores condenados al fracaso, por el sólo hecho de elevar la chimenea. Si el terreno de tu casa está rodeado de obstáculos, pero aún así te es posible modificar esa altura, te animo a que lo intentes; realmente vale la pena el esfuerzo.

Las 3 reglas de oro para un asado sin humos

Campana de humos + buena sección de chimenea + efecto viento = Asador Eficiente

Para seguir siendo honesto, no puedo terminar sin reconocer una realidad inapelable:

SIEMPRE (si, si, SIEMPRE!) habrá un día en que un viento “con mal carácter” se encargue de echar por tierra TODAS las recomendaciones hechas y las precauciones que tomemos al construirlos.

La física del movimiento de los fluidos no servirá para explicar nada; los libros que nos cuentan “Cómo construir un asador” tendrán olor a quemado, y NADA de NADA alcanzará para que entendamos por qué al asar nos llenamos de humo!

Y bueno,… prometí ser honesto.

Para ver una explicación más completa de este tema, y para enterarte ¡qué relación hay entre un buen asador y un pulverizador!, aquí va un enlace.

 

Algo más!!

Si este artículo te ha interesado, puedes ayudarme compartiéndolo en tus redes, o dejándome tus comentarios aquí mismo o en mi página de Facebook.

Si quieres recibir notificaciones de nuevos artículos introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog.

 

Acerca del autor de este artículo, Marcelo Seia

Marcelo Seia es el autor del blog arquitecturasimple.com, donde te contará la arquitectura cotidiana, sin tecnicismos, desde lo que siempre quisiste saber, hasta lo que hoy te está ocurriendo.

Desde aquí TODOS podrán acceder a la arquitectura

• Los que la ven desde afuera y quieren encontrar respuestas sin tener que aburrirse a los dos segundos.

• Los que están dentro de ella, para acompañarlos a transitar algunos caminos, por los que ya he pasado, ayudándolos a disfrutar de esta profesión…sin sufrir tanto en el intento.

Si quieres saber por qué tienes que seguir leyendo este blog, aquí podrás enterarte.

 

Lectura adicional recomendada

“Como ahorrar para construir una casa más económica”

Podrás encontrar en Internet miles de consejos sobre cómo ahorrar dinero para construir una casa más económica.

Materiales; técnicas; buenas costumbres constructivas; que te ayudarán a controlar los gastos que genere tu obra.

Todos serán ciertos, pero si tengo que ser sincero, debo decirte que ninguno será mágico.

En base a lo que te cuento estoy convencido de no equivocarme cuando te digo que la mejor receta para ahorrar al construir es ni más ni menos que…

Leer más

 

Dejar un Comentario

¿QUIERES SABER "TODO" ACERCA DE COMO COMBATIR LA HUMEDAD?

¡DESCÁRGALO GRATIS YA MISMO!
¿Quieres una explicación lógica y una solución sencilla para cada problema?
Ebook escrito por el arquitecto Marcelo Seia. 
© Copyright Arquitectura Simple | Todos los Derechos Reservados
close-link